Colombia elige hoy presidente en muy peleados comicios

Más de 32 millones de colombianos eligen entre Juan Manuel Santos, que busca un segundo mandato, y Óscar Iván Zuluaga, delfín del expresidente Álvaro Uribe.
Domingo 15 de junio de 2014
Colombia elige este domingo a su próximo presidente, en comicios que se anticipan como los más disputados de los últimos tiempos y que marcarán el futuro del proceso de paz con la guerrilla tras medio siglo de conflicto.

Juan Manuel Santos, que opta a un segundo mandato de cuatro años, y Óscar Iván Zuluaga, delfín del popular expresidente Álvaro Uribe (2002-2010), se medirán en un balotaje de resultado "muy incierto" según los expertos.

Más de 32 millones de colombianos están convocados de manera voluntaria a las mesas de votación, que estarán abiertas entre las 08H00 y las 16H00 locales (13H00 a 21H00 GMT). La autoridad electoral prevé dar el resultado una hora después del cierre de las urnas, con el preconteo del 95% de los sufragios.

La jornada electoral se inicia con los ecos del festejo de los colombianos tras el triunfo de su selección ante Grecia en su debut en el Mundial Brasil-2014, tras 16 años de ausencia en el torneo, una victoria celebrada por ambos candidatos.

Santos, un liberal de 62 años, y Zuluaga, un derechista de 55, ambos exministros de Uribe y otrora aliados políticos, se encontraban en un empate técnico según las últimas encuestas divulgadas la semana pasada.

En la primera vuelta del 25 de mayo, Zuluaga venció con 29,3% de los votos frente a 25,7% de Santos, en unos comicios donde la abstención llegó al 60%, la más alta en los últimos 20 años y que ambos candidatos esperan combatir este domingo activando sus maquinarias electorales.

En liza está el futuro del proceso de paz con los grupos insurgentes que operan en Colombia desde mediados de los años 1960, tema decisivo de una campaña marcada por escándalos de espionaje y acusaciones de traición y corrupción mutua.

El conflicto armado, que ha involucrado a las guerrillas, paramilitares y bandas de delincuentes, ha dejado más de 220.000 muertos y cinco millones de desplazados.