Gobernadores tratan mañana la nueva Ley de Hidrocarburos

Presentarán una contrapropuesta que busca elevar el techo del porcentaje de las regalías, mantener el impuesto a los sellos y recibir fondos del canon de ingreso a las áreas concesionadas.
Domingo 15 de junio de 2014
Los gobernadores de las provincias petroleras irán mañana a la Casa Rosada con una contrapropuesta del proyecto para una nueva ley de hidrocarburos y mostrarán allí sus disidencias sobre cláusulas que podrían afectar el ingreso directo de fondos a las arcas locales.

Los mandatarios pedirán al Gobierno elevar el techo del porcentaje de las regalías, mantener el impuesto a los sellos en los niveles actuales (3,5%) y recibir fondos del canon de ingreso a las áreas concesionadas.

La iniciativa que la propia presidenta Cristina Kirchner entregó en manos a los gobernadores de las diez provincias que conforman la Organización Federal de Estados Productores de Hidrocarburos (OFEPHI) busca generar parámetros iguales en todo el país para motivar inversiones externas.

El gobernador de Neuquén, Jorge Sapag, señaló que el texto tiene varios puntos "sobre los que no se puede legislar" y advirtió que si bien no quería "confrontar" con la Casa Rosada, la búsqueda de la paz "no puede ser a costa de los intereses de los neuquinos".

Los mandatarios de Río Negro, Alberto Weretilneck, y de La Pampa, Oscar Jorge, coincidieron en que la nueva ley "no impacta de la misma manera" en todas las provincias, por lo que "se hace muy difícil una posición de conjunto".

Advirtieron además que la nueva ley de hidrocarburos que propone la Presidenta "no puede tocar contratos vigentes" ni ser "retroactiva", dado que ambas renovaron el año pasado contratos petroleros y quieren mantener la seguridad jurídica.

El mendocino Francisco "Paco" Pérez planteará entre otras consideraciones, elevar las regalías del 12 por ciento actual al 15 por ciento, con liquidación a precio internacional y no a boca de pozo como ahora.

El resurgimiento de YPF, el potencial del yacimiento de shale Vaca Muerta y el interés de capitales extranjeros por invertir miles de millones de dólares allí modificaron la escena y los gobernadores no quieren que sus jurisdicciones pierdan peso en la discusión y, mucho menos, en el reparto de regalías.

La iniciativa contempla que las provincias puedan percibir ingresos desde el sector petrolero sólo por la vía del cobro de regalías y elimina, por ejemplo, el acarreo, con el que las arcas provinciales se venían quedando con otra parte de la renta.

El acarreo a través de las empresas provinciales de energía es la forma que habían encontrado los gobernadores para recuperar algo del dinero que la Nación les resta al liquidarles regalías petrolíferas al valor de boca de pozo y no al precio al cual se exportan los barriles de crudo, haciéndose así de una diferencia que oscila entre 30 y 35 dólares por unidad.

A cambio del acarreo, el Gobierno propone que las provincias cobren un "canon de ingreso" a las áreas a las compañías que ganen las licitaciones en el futuro y eso, según el gobernador de Neuquén es parte de la "letra chica" que se debe discutir y consensuar.

El proyecto incluye, además, plazos de concesión por 35 años para los proyectos no convencionales, presupuestos mínimos de seguridad ambiental, un régimen promocional, estabilidad fiscal, techo de regalías del 12 por ciento y ventajas aduaneras para la importación de equipos.

Los jefes provinciales de Chubut, Jujuy, Salta, Formosa, La Pampa, Mendoza, Río Negro, Neuquén, Santa Cruz y Tierra del Fuego que integran la OFEPHI se reunirán con el jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, y los ministros de Economía, Axel Kicillof, y de Planificación, Julio de Vido.

Una vez que haya consenso sobre la iniciativa, el proyecto de ley será girado al Senado nacional y luego pasará por la Cámara de Diputados, aunque también tendrá que ser ratificado por cada una de las Legislaturas provinciales, lo que demoraría la plena vigencia de la norma hasta mediados de 2015.