Tres chinos mueren tras varios días sin dormir por Mundial

Murieron tras pasar varias noches sin dormir para ver en directo los partidos del Mundial de Fútbol de Brasil, país con el que tienen una diferencia horaria de 11 horas.
Martes 17 de junio de 2014
Tres personas de nacionalidad china murieron tras pasar varias noches sin dormir para ver en directo los partidos del Mundial de Fútbol que se disputa en Brasil, país con el que tienen una diferencia horaria de 11 horas, informaron los medios oficiales chinos.

Ayer las autoridades locales confirmaron la muerte de un joven chino de 24 años en la ciudad de Suzhou, al este de China, mientras miraba el partido España-Holanda.

Esta mañana se informó que un hombre de 51 años, llamado Li Mingqiang, murió de una falla cardíaca cuando veía el mismo encuentro en la ciudad de Dalian, al noreste del país.

Li Mingqiang fue futbolista profesional durante su juventud y se encontraba viendo el partido con amigos, destacó una nota de la agencia estatal Xinhua.

En tanto, un día después, durante el encuentro entre los seleccionados de Uruguay y Costa Rica murió un aficionado de 39 años llamado Zhou, que llevaba despierto tres noches consecutivas para poder seguir los partidos en la ciudad oriental de Shanghai.

Zhou, que sufría de alta presión arterial, se desvaneció durante el encuentro y falleció en un hospital cercano, víctima de una hemorragia cerebral, destacó hoy el diario local Shanghai Daily.

Las ciudades chinas tiene una diferencia de 11 horas con Brasilia, por lo que los partidos de la Copa del Mundo se juegan durante la madrugada para los aficionados asiáticos.

Si bien algunos encuentros son a las 12 de la noche, la mayoría se disputan a las 3, las 4 o las 6 de la mañana, y acaban al amanecer. En pasados Mundiales y Eurocopas también se han registrado varias muertes relacionadas con la falta de sueño de los aficionados chinos, que en el canal deportivo pueden ver repeticiones de los partidos durante todo el día, aunque muchos prefieren seguir la emoción en directo.