El triunfo de los Fondos Buitres

Martes 17 de junio de 2014
Las crisis suelen escalar por errores de cálculo: esto ha sucedido con el fallo de la Suprema Corte de los EEUU que dio la razón a los llamados fondos buitres en su litigio con la Argentina, al rechazar hacerse cargo del caso y confirmar por esta vía los fallos de la justicia de New York de primera y segunda instancia que los favorecían.

El gobierno argentino, asesorado por sus abogados y confiando en las versiones del mercado, y a su vez queriendo que sus deseos se transformaran en realidad, había apostado a que, por uno u otro camino, habría una postergación de la sentencia que evitara la posible extensión a los acreedores que entraron en el canje del pago, que ahora se hará a quienes quedaron fuera del mismo.

La reacción del oficialismo frente a este escenario de derrota inesperado ha sido redoblar la apuesta, como es clásico en su comportamiento: voceros del oficialismo calificaron de “irresponsable” la decisión del máximo tribunal estadounidense y denunciaron que pone en riesgo la arquitectura de todo el sistema financiero internacional.

Este rumbo de confrontación no es el aconsejable, ya que no logrará revertir lo que es irreversible y además dará por tierra con los avances logrados con el pago de sentencias al tribunal del Banco Mundial, el pago de la indemnización a Repsol por la estatización de YPF y el acuerdo con el Club de París.

Es posible que el oficialismo acepte la instancia que plantee el juez Griesa, que convocará a las partes en conflicto para acordar cómo se realizará el pago. También lo es que el Kirchnerismo, como ha hecho en otras oportunidades, pretenda al mismo tiempo mantener un discurso antiimperialista y aceptar simultáneamente los reclamos de los acreedores, buscando transformar el hecho en una curiosa victoria política.

Pero los riesgos son varios y diversos. Con la decisión de la Corte cae la cautelar que protegía a los bienes comerciales argentinos en el exterior y los fondos buitres seguramente avanzarán sobre ellos. La mitad de los Estados de los EEUU se han pronunciado hace dos meses a favor de la posición de los fondos buitres y es en este ámbito donde ahora se moverán con rapidez para embargar los bienes argentinos.

Es un momento delicado: los mercados de bonos y acciones muestran fuertes caídas, el riesgo país ha subido y también lo ha hecho el dólar paralelo. Por lo tanto, ahora se requiere prudencia y no discursos encendidos.

*Por Rosendo Fraga (Director del Centro de Estudios Unión para la Nueva Mayoría)