Preso por homicidio rompe techo de calabozo y escapa

Martes 17 de junio de 2014
Un hombre de 27 años hizo un boquete en el techo de un calabozo y escapó de una dependencia policial de la ciudad bonaerense de Campana en la que estaba detenido acusado de asesinar en ocasión de robo a la empleada de una lavandería y tintorería de la vecina ciudad de Zárate, informaron hoy fuentes policiales.

El hecho ocurrió ayer entre las 15 y las 17, cuando el ahora prófugo, identificado por las fuentes como Daniel Marcelo Domínguez, se encontraba alojado momentáneamente en un calabozo de la Dirección Departamental de Investigaciones (DDI) Campana, ubicado en Colón y 25 de Mayo.

Según dijeron los voceros, Domínguez había sido detenido en una serie de allanamientos efectuados en Zárate el jueves pasado, en el marco de la investigación por el crimen de Nagumi Nakamigawa, empleada de una tintorería de esa ciudad, quien fue asesinada de un culatazo en la cabeza en medio de un robo al local.

Por una falta de espacio en las dependencias de Zárate, Domínguez fue trasladado a una comisaría de la vecina ciudad de Campana, en tanto que ayer había sido llevado al edificio de la DDI para participar de distintas diligencias judiciales, entre las que se encontraba una rueda de reconocimiento.

De acuerdo con lo relatado por un jefe policial, Domínguez aprovechó el momento en el que lo dejaron en un "calabozo precario" y, sin que aparentemente nadie pudiera advertirlo, se las ingenió para romper un sector del techo, se coló por el agujero y escapó por los fondos del terreno.

El escape fue descubierto alrededor de las 17 por el efectivo a cargo de su custodia, quien fue pasado a disponibilidad y será investigado con la intención de determinar si sólo se distrajo o si prestó a Domínguez algún tipo de colaboración.

El hecho por el que está acusado Domínguez, quien hoy era buscado intensamente por personal de la Jefatura Distrital Campana y de la DDI del mismo distrito, ocurrió durante la tarde del último 5 de junio, cuando Nakamigawa (40), de nacionalidad brasileño-japonesa, trabajaba en la lavandería y tintorería de su hermana, ubicada en Ituzaingó al 700 de Zárate.

En esas circunstancias, ingresó al comercio un ladrón armado, Nakamigawa comenzó a forcejear con él hasta que éste la golpeó en la cabeza con la culata de un revólver con tal fuerza que la mató, y luego escapó sin consumar el robo.