Tragedia de Once: fuerte testimonio del titular del SAME

Alberto Crescenti recordó que al llegar a la escena del accidente "había muertos, había mucha sangre debajo de los zapatos, gente fallecida, fue una escena muy dura para nosotros".
Martes 17 de junio de 2014

El jefe del SAME, Alberto Crescenti, aseguró hoy que al llegar a la estación de Once para asistir a las víctimas de la tragedia ferroviaria del 22 de febrero de 2012 observó de inmediato que ya había "gente fallecida" y al caminar sobre el andén detectó "mucha sangre debajo de los zapatos".

.

"Yo he estado en el atentado a la AMIA y lo que he visto en el vagón es muy fuerte... muy fuerte", declaró el testigo ante el Tribunal Oral Federal 2 (TOF2), que lleva adelante el juicio contra los ex secretarios de Transporte Juan Pablo Schiavi y Ricardo Jaime, más otros 27 acusados del accidente, en el que 51 pasajeros murieron.

El médico describió lo ocurrido dentro de la formación como un "scrum de rugby" por el amontonamiento de los pasajeros y estimó que "había unas 150 víctimas en pocos metros cuadrados".

"Los bomberos me pidieron vaselina para desenganchar a las víctimas" de entre los hierros apretujados, recordó y se jactó de que el operativo de asistencia del SAME "no duró más de dos horas para atender a 900 heridos".

.

Crescenti parecía no querer susceptibilidades al contar la escena con que se topó al llegar a Once, "yo lamento por los familiares", dijo, pero antepuso que "tengo que ser muy claro: había muertos, había mucha sangre debajo de los zapatos, gente fallecida, fue una escena muy dura para nosotros".