Sabella acató el gusto de Messi y probó un 4-3-3

Para el segundo partido de Argentina, el entrenador probó sin Angel Di María, por una fatiga muscular, el sistema 4-3-3 que viene pidiendo el capitán tras el partido ante Bosnia.
Martes 17 de junio de 2014
En el comienzo del camino hacia el segundo partido de Argentina en el Mundial, el sábado ante Irán, el entrenador Alejandro Sabella probó sin Angel Di María, por una fatiga muscular, el sistema 4-3-3 que viene pidiendo Lionel Messi tras el partido ante Bosnia-Herzegovina.

Di María no salió a entrenar por unos golpes, aunque aseguraron en Cidade do Galo que "no es nada grave", como dando por seguro que estaría en el Mineirao el sábado en busca de la clasificación a octavos.

En su lugar para la práctica en el campo 1, Sabella puso al mendocino Enzo Pérez y al resto la alineación que jugó desde el comienzo del segundo tiempo frente a los bosnios, con Sergio Romero; Pablo Zabaleta, Federico Fernández, Ezequiel Garay, Marcos Rojo; Fernando Gago, Javier Mascherano, Pérez; Messi, Gonzalo Higuaín y Sergio Agüero.

En la segunda parte de la práctica, Sabella probó a Maximiliano Rodríguez en lugar de Gago, que pasó a jugar con los suplentes.

En la conferencia de prensa del lunes, Messi tuvo palabras elogiosas y casi que sonó a pedido, al resaltar que le conviene jugar con Gago en cancha porque le permite pararse más adelante.

Por ello, todo hace suponer que Gago sería de la partida ante Irán completando el once natural que vino jugando exitosamente en las Eliminatorias.

Maxi Rodríguez, en tanto, tuvo un flojo primer tiempo ante Bosnia, y ya no jugó la etapa final.

Por su parte, caía de maduro que Sabella iba a poner el 4-3-3, no sólo porque Irán no aparece como una complicación, sino por la admisión pública del entrenador de haber cometido un error con el esquema más conservador que utilizó para iniciar el camino en este Mundial.