Vice de Uruguay se solidariza con la Argentina por fallo de Corte de EE.UU.

El segundo de Mujica advirtió que es "un precedente muy malo" para los países que quieren cumplir "con sus compromisos" de deuda.
Miércoles 18 de junio de 2014
El vicepresidente de Uruguay, Danilo Astori, rechazó el fallo de la Corte Suprema de Justicia de Estados Unidos contra la Argentina en la demanda que le siguen los fondos buitre y advirtió que es "un precedente muy malo" para los países que quieren cumplir "con sus compromisos" de deuda.

"Quisiera compartir públicamente mi rechazo total y absoluto, mi discrepancia más enérgica, con el fallo de la Corte Suprema de Estados Unidos que amparó la posición de un conjunto minoritario de acreedores, que deberíamos llamar especuladores, desoyendo y contrariando los criterios que la Argentina oportunamente acordó con una aplastante mayoría de sus acreedores", aseveró Astori.

Según los diarios del país vecino, el vicepresidente de Uruguay, uno de los socios del Mercosur, dijo que es "necesario solidarizarse con esta postura que Argentina está defendiendo" y advirtió que "todos los países deberíamos hacer manifestaciones de rechazo, por las consecuencias que en el futuro podría tener".

Astori recordó que la situación de Uruguay en materia de deuda es diferente a la que está atravesando la Argentina que tras el default de 2001 y dos reestructuraciones de deuda, está siendo demandada por un pequeño porcentaje de tenedores de bonos defaulteados que no aceptaron el canje.

"Uruguay tiene una deuda neta más baja de su historia", sostuvo el vicepresidente de la nación vecina.

La Corte Suprema de Justicia de Estados Unidos rechazó el lunes tratar el caso argentino contra los "fondos buitre" por la deuda en default y la Argentina tendría que atender pagos por 1.300 millones de dólares.

El ministro de Economía, Axel Kicillof, anunció ayer que el Gobierno "está iniciando los pasos" para realizar un canje de títulos para pagar en la Argentina a los acreedores regulares, aunque reveló que enviará una delegación de abogados "para hablar" con el juez Thomas Griesa de Nueva York, de cuyas decisiones depende el pago de los próximos servicios de la deuda reestructurada.