Todo el país festeja el pase a octavos

Sábado 21 de junio de 2014
Los festejos por la victoria del seleccionado argentino ante Irán en el Mundial Brasil 2014 se hicieron sentir hoy en distintas provincias del país, luego del agónico gol del triunfo que marcó Lionel Messi.

Apenas terminado el encuentro entre Irán y Argentina, la Plaza 25 de Mayo, en el microcentro de San Juan, se pobló de hinchas que festejaron el triunfo albiceleste. A los grupos que llegaron espontáneamente, se sumaron unas 400 personas que siguieron el encuentro en pantalla grande en el Cine Teatro Municipal, donde se ubicó el denominado Punto de Aliento que la Televisión Pública instaló en distintas provincias.

Las calles de Ushuaia, la capital de Tierra del Fuego, que quedaron desiertas durante la transmisión del partido, volvieron a poblarse una vez finalizado el encuentro.

Desde el Polideportivo Municipal, los hinchas salieron en caravana para festejar la clasificación argentina a octavos de final, de la mano del tanto marcado por Messi.

Por su parte, los santiagueños dejaron de lado la tradicional siesta para seguir el partido, aunque la tensión por no marcar se convertía en angustia cuando Messi hizo su único y salvador aporte al equipo.

El júbilo se hizo masivo frente a las pantallas gigantes que están montadas en las plazas Libertad, de la capital, y Belgrano, de La Banda, donde cientos de espectadores, particularmente jóvenes, se apostaron desde el mediodía.

La celebración estuvo acompañada por bocinas y bombas de estruendo, tanto en el centro como en los barrios.

En San Luis, asimismo, el público estalló de euforia con el gol de Messi, tras lo cual hubo festejos en las calles.

El Paseo del Padre, en pleno centro capitalino, fue el sitio elegido para seguir el partido, donde la Municipalidad de San Luis colocó dos pantallas gigantes.

A su turno, los catamarqueños que estaban reunidos ante la pantalla gigante colada en el cine teatro Catamarca y en los bares céntricos salieron a la calle a festejar el triunfo que permitió que la Selección pasara a octavos de final.

Poco a poco, cuando el reloj marcaba las 15, una improvisada caravana de autos y camionetas vestidas de celeste y blanco colmó las calles del centro de San Fernando del Valle de Catamarca con el único sonido de las bocinas y cornetas que despertaron la siesta catamarqueña.

Una vez reunidos en las calles colindantes a la Plaza 25 de Mayo, se sumaron familias que llegaban en motos con banderas argentinas y jóvenes con la camiseta celeste y blanca.

En Misiones, en tanto, las expresiones más contundentes por el triunfo se vivieron en la zona fronteriza con Brasil, anfitriones y tradicionales rivales de la celeste y blanca.

En las localidades de Puerto Iguazú, integrante de la Triple Frontera, y en Bernardo de Irigoyen, además de San Javier y San Antonio, la explosión llegó cuando terminaba el partido con una sinfonía de petardos y cánticos dirigidos a los vecinos.

El resultado tuvo un matiz especial en Iguazú por su cercanía con las principales colonias árabes de Foz de Iguazú, en tanto que en la frontera seca de Irigoyen y San Antonio, se improvisaron festejos hasta la línea que divide a la Argentina y Brasil.

En Posadas, los festejos fueron tibios y se circunscribieron a improvisadas caravanas en la avenida Costanera con banderas y cotillón celeste y blanco, un escenario que seguramente se repetirá ante cada presentación del equipo nacional.