Hay 13 argentinos favorecidos por el fallo del juez Griesa

"Siempre buscamos por la vía del diálogo una solución al problema, pero nos trataron como basura", reveló el secretario general de la Asociación de Ahorristas Perjudicados por la Pesificación y el Default
Domingo 22 de junio de 2014
El secretario general de la Asociación de Ahorristas Perjudicados por la Pesificación y el Default, Horacio Vázquez, pidió restarle dramatismo al juicio con los fondos buitre y confió en que se llegue a un "acuerdo" tras quedar firme el fallo del juez de Nueva York Thomas Griesa a favor de los acreedores, incluidos trece jubilados.



Vázquez reveló, además, que en la letra chica de los contratos de los bonos se dice que no rige la cláusula RUFO (la que se activa ante una mejora en el pago a bonistas respecto de los que entraron al canje), si una sentencia la obliga a pagar, así que solo resta acordar en qué forma vamos a cumplir lo que no cumplimos".



"Si Argentina tiene reestructurada el 93 por ciento de la deuda reestructurada, es absurdo que ponga en peligro esa reestructuración, por no negociar con el 7% restante", advirtió.



Vázquez consideró que "la situación de los ahorristas argentinos sigue siendo la misma y no se ha modificado para nada desde los canjes, porque por más que hemos ido al Ministerio de Economía, en todas las administraciones que han pasado nunca nos quisieron recibir", en una entrevista con NA.



"Siempre buscamos por la vía del diálogo una solución al problema, pero nos trataron como basura y hoy hay 13 jubilados argentinos incluidos en la sentencia de la Corte de los Estados Unidos a los que les adeudan más de 600 mil dólares", reveló.



Consideró que "los particulares damnificados del país se agregaron a los juicios contra Argentina esperando se termine esta situación, porque sabían que en la Argentina no lo cobrarían nunca".



"Nosotros estamos esperando que las partes recapaciten un poco, y seguramente van a llegar a un acuerdo", se esperanzó.



Opinó que al juicio con los fondos buitre "se le ha dado un cariz dramático y una envergadura mediática mucho más grande que la que tiene verdaderamente".



Consideró que "las cifras no son tan importantes como para que no se pueda negociar y llegar a un acuerdo, porque para la Argentina la suma adeudada es muy baja con relación a su producto bruto interno y por eso van a sentarse a discutir porque eso además le permite ganar tiempo".



"Esto es como si la Argentina tuviera en un bolsillo 50 mil pesos y se negara a pagar un café con leche a los buitres, a riesgo de caer en default", ejemplificó Vázquez.



Advirtió que "no es cierto que Argentina tenga que poner toda la plata junta" y consideró que "según informes que se han hecho público" la deuda total, incluyendo intereses, del 7 por ciento de los bonistas que no entraron al canje, rondaría los 9.000 millones de dólares.



Explicó que técnicamente Argentina "no entra en default hasta después de un mes del 30 de junio (cuando debe pagar la deuda estructurada), así que cortemoslá con los fuegos de artificio y con tratar de mojarle la oreja al juez Griesa, quien en un juicio que tardó 13 años en llegar a este punto, durante los once primeros falló siempre a favor de Argentina".



"Hay que terminar con los discursos de barricada que pueden servir adentro y no entorpecer tareas importantes que nos pueden llevar seguro a una solución", pidió Vázquez.



Consideró que "en el medio de la disputa hay una problema cultural, y tenemos que entender que Estados Unidos se creó con dos principios fundamentales, acato a la ley y defensa de los derechos particulares de propiedad que son sacrosantos".



Agregó que la Argentina, "si no puede cumplir tiene la posibilidad de negociar de buena fe, en el ámbito de la sede judicial y se puede llegar a un acuerdo".