Kicillof pide al juez Griesa que aplique un “paraguas legal”

El ministro de Economía, Axel Kicillof, se reunió con los abogados que representan a la Argentina ante los tribunales estadounidenses en el caso contra los fondos buitre, quienes ayer mantuvieron el primer encuentro con los representantes de los holdouts. La reunión tuvo lugar en presencia de Daniel Pollack, el letrado nombrado por el juez Thomas Griesa para mediar entre las partes.
Miércoles 25 de junio de 2014

"Mantuve una reunión con nuestros abogados pero no nos hemos reunido ni con representantes del tribunal ni con los que hacen esta demanda", señaló Kicillof en conferencia de prensa desde Naciones Unidas donde expuso sobre la reestructuración de deuda soberana y la posición de Argentina en el caso.

El que no haya surgido un encuentro directo con la contraparte, "obedece a que tenemos una representación legal en Nueva York que está en comunicación con el juzgado y con los abogados de la otra parte, de ser necesario", explicó.

Por otro lado, el ministro sostuvo que "el primer factor" que toma Argentina "es el tiempo. Nosotros sin tiempo sería extraño que podamos resolver algo de esta complejidad".

Sin embargo, "por ahora conocemos el silencio del juez Griesa, conocemos también una declaración pública de los fondos buitre que dijeron que no están de acuerdo con suspender la aplicación de la sentencia", dijo.

Por su parte, el G77+China emitió a última hora de hoy un pronunciamiento a favor del gobierno argentino para que el juez Thomas Griesa suspenda el fallo que le obliga al país pagar 1.500 millones de dólares a los fondos buitre, y abra un tiempo para poder negociar la forma de pago a todos los tenedores de títulos.

"La mayoría del mundo es solidaria con Argentina y le solicita al juez que genere condiciones equitativas de negociación", destacó Kicillof.

En tanto, el canciler Héctor Timermann explicó que los 133 países que conforman el G77+China "han expresado su solidaridad con la posición argentina, y le piden a la Justicia de los Estados Unidos que escuchen a la mayoría del mundo" que se vería afectada también por las consecuencias de este fallo.

La sentencia del magistrado de Nueva York establece que Argentina debe pagarle a los bonistas 1.500 millones de dólares de los títulos que no entraron en el canje de deuda.

Argentina tiene un vencimiento por 900 millones de dólares que debe hacer efectivo este lunes, pero la orden judicial establece que se debe pagarle tanto a los que entraron al canje, como a los fondos buitre.

Por eso Argentina pide una suspensión de esa medida para tener tiempo para negociar.

Al ser consultado sobre si evalúa la posibilidad de cambiar el lugar de pago de los bonos de Nueva York a Argentina, Kicillof se limitó a responder que "vamos a evaluarlo de acuerdo a nuestras obligaciones legales".