Lavagna: “El peso de los lobbies del sector financiero es demasiado fuerte”

El exministro de Economía, Roberto Lavagna, se refirió a la situación argentina ante los fondos buitres en El Exprimidor.
Jueves 26 de junio de 2014
¿Qué le puede decir a la gente sobre el fallo de Griesa?
Hay que ser cuidadosos y prudentes, tratar de ayudar. Estamos en un problema fruto de dos circunstancias: una externa y otra interna. La interna es que durante siete años el tema de los remanentes de la deuda no fue atendido. Esto incluye a los holdouts, el Club de París, etc. La segunda realidad es que el peso de los lobbies del sector financiero es demasiado fuerte y también comete excesos. Al punto de que el Financial Times hace una muy dura crítica a la actitud tan rígida que se está teniendo con el caso argentino. Comparado con el 2005 es un tema menor, porque estamos hablando de 105 mil millones de dólares y ahora estamos hablando de 1330 millones, casi cien veces menos. De manera tal que la solución tiene que aparecer, espero que ocurra en los días que quedan.

¿Conviene ir a una tribuna como hizo ayer Kicillof?
No, las cosas que perjudicaron ya ocurrieron antes, como la palabra extorsión. Ahora el tono ha cambiado y es mucho mejor. Para ser firme lo mejor es ir con mucha solvencia técnica y ninguna provocación. Al Gobierno le cuesta que no usar temas ligados al exterior para hacer política interna.

Prat Gay se mostró muy crítico con el proceso de reestructuración que usted encabezó.
En este tema hay que evitar los dos extremos. Por un lado, el de los que siempre quisieron pagar. Prat Gay es uno de eso casos, fue sacado del Gobierno porque proponía un pago de 5 mil millones de dólares como muestra de buena fe. El otro extremo es el de los que creen que no se puede pagar nada. Ambos extremos estuvieron siempre, hay que tratar de ponerlos de lado.

¿Donde estamos parados?
Pareciera que el cambio de tono, la designación de un mediador por parte de Griesa, más la críticas que la justicia de Nueva York está recibiendo, pueden crear las condiciones para un arreglo.

¿No tenemos mucho margen para no acata el fallo?
La suma que está en juego no es una suma imposible.

¿Entonces por qué hay tanto lío?
Porque llegamos acá con algunos actos de prepotencia o desatendiendo el tema.

Muchos presidenciales se muestran optimistas de que si se llega a un acuerdo la economía podría florecer, ¿cuál es su opinión?
Despejar esto es importante. Pero su pregunta sirve para volver a poner las cosas en su punto justo. Lo que pasa en el exterior no tapa las cuestiones económicas y sociales internas.