Esperan resultados del cotejo de ADN con cuatro nuevos sospechosos

El ADN masculino fue detectado por los peritos en una mancha de sangre ubicada en el jean que vestía Marianela cuando fue asesinada y en las colillas de un cigarrillo y de un porro de marihuana levantadas en el departamento donde se cometió el crimen.
Jueves 26 de junio de 2014

Los investigadores del crimen de Marianela Rago Zapata esperan el resultado de los cotejos de ADN que la jueza de la causa ordenó hacer entre cuatro nuevos sospechosos y el perfil genético de un hombre aún no identificado que fue hallado en distintas evidencias de la escena del crimen.

El ADN masculino fue detectado por los peritos en una mancha de sangre ubicada en el jean que vestía Marianela cuando fue asesinada y en las colillas de un cigarrillo y de un porro de marihuana levantadas en el departamento donde se cometió el crimen.

Algunos investigadores creen que ése puede ser el ADN del asesino que se cortó y dejó su sangre cuando apuñalaba a Marianela y que, además, fumó un cigarrillo hallado en un cenicero y compartió con la víctima un porro que estaba tirado en el piso.

Los amigos aclararon que durante "la previa" al boliche que hicieron en la casa de la víctima antes de que apareciera asesinada, fumaron marihuana pero en una pipa de madera que quedó sobre la mesa del living porque no poseían papel para armar.

Ese porro presenta un perfil mezcla con un patrón genético femenino que era el de Marianela y otro masculino no identificado.

Los hábitos de consumo de Marianela y las personas con las que lo hacía están en la mira del juzgado y de los detectives de la División Homicidios de la Policía Federal que trabajan en el caso.

Si bien era sabido que Marianela solía fumar marihuana, las pericias químicas también detectaron residuos de cocaína en su sangre y en su pelo.

Los cuatro nuevos sospechosos para quienes la jueza de instrucción Karina Zucconi pidió el cotejo de ADN son Pedro Coronel Rivera, Lautaro Cafure, Marcelo Ercolano y Silvio Vera.

Los dos primeros son oriundos de Tierra del Fuego, como la víctima, y los otros dos son conocidos de otros ámbitos que frecuentaba Marianela, como un pool de la calle Sarmiento y Rodríguez Peña.

Fuentes judiciales indicaron que de los cuatro, sólo a Coronel -quien al momento del hecho vivía en la misma cuadra que Marianela- ya se le extrajo sangre a fines del año pasado en Río Grande, en tanto que los otros tres están siendo notificados.

El ADN masculino sin identificar ya dio negativo con los amigos que esa madrugada estuvieron en la casa de Marianela, con el imputado Francisco Amador y con Diego Machado Albo, el joven con el que había empezado a salir la víctima en ese momento.