El orgullo gay: 45 años de lucha contra la homofobia

Sábado 28 de junio de 2014
Protagonistas de la lucha contra un sistema que buscó históricamente avergonzarlos por sus elecciones sexuales o de género, gays, lesbianas, bisexuales, travestis y transexuales se sienten orgullosos y pueden reclamar libremente sus derechos al cumplirse 45 años de los hechos en el bar Stonewall Inn de Nueva York.

"Asumir la homosexualidad o una identidad de género diferente no es automático, es el resultado de un trabajo interno muy fuerte y, por eso, la conquista más importante que hemos realizado es poder sentirnos orgullosos para con nosotros y para con la sociedad", explicó a Télam César Cigliutti, Presidente de la Comunidad Homosexual Argentina (CHA).

Para el dirigente, "orgullo es una palabra muy fuerte que nunca se había utilizado en una lucha pero fue una respuesta a ese sentimiento de vergüenza que durante años intentaron y todavía intentan imponernos por tener tal o cual elección sexual o identidad de género".

En el mismo sentido, Martín Canevaro, secretario general de 100% Diversidad y Derechos, expresó que "si bien han intentado asociar el concepto de orgullo con la vanidad y la superficialidad el `orgullo LGBT` es una respuesta política a la homofobia del sistema de sexo/ género heterosexista que sigue pretendiendo que sintamos vergüenza por ser como cada uno es".

El Día Internacional del Orgullo LGBT recuerda la revuelta en el emblemático Stonewall durante la madrugada del 28 de junio de 1969, época paradigmática de luchas sociales y cambios culturales, cuando lesbianas, gays, bisexuales y trans se rebelaron ante un operativo policial que, como era habitual, pretendía llevar presos a sus clientes.

La jornada culminó con trece detenidos, cuatro policías heridos y varios manifestantes hospitalizados; al día siguiente hubo diferentes expresiones en repudio y un años después se convocó a la primera movilización frente al Central Park.

"En nuestro país el activismo LGBT había visto la luz antes de Stonewall, con la conformación del grupo `Nuestro Mundo` en un barrio obrero de Buenos Aires en noviembre de 1967", recordó por su parte Esteban Paulón, presidente de la Federación Argentina de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Trans (FALGBT).

En efecto, Cigliutti, quien protagonizó junto a otros y otras las primeras marchas en Argentina, recordó que "aquí fijamos una fecha nacional para marchar y lo que hicimos fue tomar el aniversario de la primera publicación de `Nuestro Mundo`, que fue el 1° noviembre de 1967, por eso la marcha del Orgullo Gay la hacemos el primer sábado de ese mes".

A la hora de realizar un balance sobre este casi medio siglo de lucha, las organizaciones coinciden en destacar los importantes logros obtenidos en Argentina: las leyes de Matrimonio Igualitario e Identidad de Género, además de las transformaciones sociales y culturales.

"La CHA cumplió 30 años el 16 de abril pasado, otro motivo más de orgullo. Todavía quedan cosas pendientes, como una Ley Antidiscriminatoria o modificar la Ley de Donación de Sangre, pero quienes llevamos años en esta lucha estamos viendo una sociedad en la que nunca imaginábamos que íbamos a vivir", sostuvo Cigliutti.

Por su parte, Canevaro sostuvo que "tenemos el desafío de seguir profundizando el cambio cultural, para que ser lesbiana, gay, bisexual o trans no implique costos asociados a la discriminación en los núcleos familiares, en la escuela, el club o el trabajo".

"También es necesario profundizar las políticas de inclusión social y laboral para la comunidad trans que ya se vienen llevando a cabo como así también la derogación de los artículos de los códigos contravencionales y de faltas que se siguen utilizando en distintas provincias argentinas para perseguir a las personas trans en situación de prostitución", sostuvo.

Por su parte, Paulón expresó que "mientras una parte del mundo lucha por más igualdad, casi 80 países penalizan y persiguen a lesbianas, gays, bisexuales y trans, siete de ellos incluso con la pena de muerte".

"Un caso que asombra es el de Rusia, que ha sancionado recientemente una ley homofóbica que retrocede en las conquistas. La buena noticia fue que la mayoría de los países salieron a repudiar esta actitud, lo que muestra que en el mundo, con mayores o menores avances, se va hacia un sentido", concluyó Cigliutti.