Crimen de Serena: "No hay consuelo, estamos destruidos"

"Vivían a escondidas, en contra de nosotros", dijo a CANAL 26 la abuela de la adolescente asesinada en Moreno. "Yo no sabía lo que le habían hecho", agregó sobre el accionar contra la chica. La nota con 26 AL AMANECER.
Sábado 28 de junio de 2014
Celos, locura y 49 puñaladas. Esa es la forma de definir el trágico crimen de Serena Rodríguez, que fue asesinada a manos de alguien y el principal sospechoso para la policía es su ex novio, Lucas Leal Arévalos. El joven se negó a declarar y la abuela de la joven dialogó con CANAL 26 sobre este hecho ocurrido en Moreno que conmocionó a la opinión pública.

“No hay consuelo”, dijo a Pablo Fernández (conductor de "26 al Amanecer") y aseguró que la familia está "destruida, pidiendo justicia, mostrando lo que era Serena. Pasan los días y parece una eternidad para nosotros, una pesadilla de la que debemos despertarnos”.

“Estamos desgarrados, todos. Era una familia unida, cuatro hijas mujeres y once nietos. Siempre voy a tener todo eso... voy a vivir de los recuerdos que me van a quedar, de las ilusiones que tenía ella. Voy a vivir del dolor porque estoy destruida”, sentenció Nora.

La mujer aseguró que su nieta y el novio “vivían peleándose”. “Ella estaba enamorada”, dijo sobre la relación de Serena con su ex joven.

“Cuando ellos se pelean, ella comienza a salir con un chico. Salieron un mes y medio. Él empezó a salir con una chica y la dejó embarazada. Él quería a Serena pero se tenía que hacer cargo de la otra chica”, explicó Pereyra sobre las versiones de terceros en discordia.

“Vivían a escondidas, en contra de nosotros. Porque nosotras le dijimos 'escuchá Serena, está esperando un hijo de otra chica'...”, relató la abuela sobre sus consejos a su nieta. Aseguró que la joven que en ese entonces esperaba un hijo de Lucas fue a hablar con ella sobre esos encuentros. Yo le dijo '¿sabías que Lucas había ido a hablar con mi hija para que le diera permiso para salir con mi nieta de vuelta?'. Me miró, no sabía que hacer y se le caían las lágrimas”.

La adolescente fue velada a cajón cerrado, debido a las heridas recibidas: “Yo no sabía lo que le habían hecho. No sabía que eran 49 puñaladas. No sabía que le habían cortado la cara. Se veló con cajón cerrado y mi hija me dijo 'mamá, lo tengo que hacer porque vos no sabés cómo está'. Y ella era tan coqueta”.

Nora pidió, una vez más, que este caso "no quede en nada", exige “justicia” para su nieta y que pague el culpable de este crimen conmovedor. El viernes, ante Canal 26, la mujer había confesado entre lágrimas que “Serena se fue de viaje de egresados al cielo”. Sus palabras siguen conmoviendo a todos.