“No soy abogado para opinar sobre Boudou”

El jefe de Gabinete aseguró que "no" dialogó con la mandataria Cristina Fernández sobre el procesamiento del vicepresidente.
Lunes 30 de junio de 2014
El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, aseguró hoy que "no" dialogó con la mandataria Cristina Fernández sobre el procesamiento de Amado Boudou en la causa Ciccone y dijo no ser "abogado penalista" para opinar sobre la cuestión, aunque equiparó la situación judicial del vicepresidente con la del titular de Gobierno porteño, Mauricio Macri, por las escuchas ilegales.

"Respecto a esta cuestión, (con la jefa de Estado) no hemos tenido diálogo (con la Presidenta) porque trabajamos en temas de agenda sobre la complejidad de la causa judicial respecto a los fondos buitre. Es el trabajo que nos corresponde hacer", respondió Capitanich en su habitual conferencia de prensa matinal en Casa de Gobierno.

Y añadió: "El caso del jefe de la Ciudad de Buenos Aires (procesado en la causa de las escuchas ilegales) es exactamente el mismo (que el de Boudou) y uno observa que la participación (del tema) en los medios es inexistente".

Ante el procesamiento dictado el viernes pasado, Capitanich observó que "en mi carácter de jefe de Gabinete, no soy abogado penalista para opinar sobre la situación procesal o la decisión de un juez (Ariel Lijo). Segundo, todo lo que había que decir, ya se ha dicho".

El funcionario cuestionó que "el caso del jefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires es exactamente el mismo y uno observa que la participación en los medios es casi inexistente", y advirtió que "los mismos dirigentes opositores que se expiden con furibundas declaraciones sobre esta causa, no lo hacen con la causa del jefe de la Ciudad".

"Observo un tratamiento inequitativo y desigual", se quejó.

No obstante, dijo observar que "los mismos opositores que se expiden sobre esta causa (la de Boudou), no lo hacen en el mismo sentido que en la causa de Macri", vinculada a las escuchas ilegales, en el marco de operaciones de inteligencia que no puede realizar la autoridad porteña.

Lijo dictó el procesamiento del vicepresidente por los delitos de "cohecho pasivo" y "negociaciones incompatibles" con su función, en el caso de la imprenta Ciccone.