Palo bonito: Suiza y una jugada que dejó sin aliento al país

Martes 1 de julio de 2014
No se sabe si Dios es argentino pero se tiene certeza de que el Papa Francisco lo es. Y seguramente hasta el más agnóstico de los agnósticos habrá pensado que lo que ocurrió en San Pablo fue un “milagro”. Argentina todavía festejaba el gol de Ángel Di María a los 118 minutos del partido. Pero un minuto después Suiza tuvo el empate y se lo negó el palo,

Un cabezazo de Dzemaili dentro del área chica dio en el poste y el rebote le pegó en su pierna, pero la pelota se fue por la línea de fondo al saque de arco. Todo el país estuvo paralizado durante algunos segundos. Algunos dijeron inmediatamente: "El Papa es argentino". Otros quizás simplemente agradecieron a la diosa “fortuna” que esta vez se vistió de celeste y blanco.