El 69% del medio aguinaldo quedaría en manos del Estado

El recorte, claro, afectará sólo a los contribuyentes cuyo ingreso salarial supere el piso de 15.000 pesos.
Martes 1 de julio de 2014

El Estado podría quedarse con entre el 14 y el 69 por ciento del medio aguinaldo que los trabajadores asalariados registrados comenzaron a cobrar en todo el país debido al impuesto a las Ganancias.

El recorte, claro, afectará sólo a los contribuyentes cuyo ingreso salarial supere el piso de 15.000 pesos dispuesto por el Gobierno nacional en septiembre de 2012, la última vez que actualizó la escala del gravámen.

Un análisis del Instituto Argentino de Análisis Fiscal (IARAF) indica que esos contribuyentes se encontrarán con la "sorpresa" de que una parte "significativa" del monto neto de su aguinaldo será absorbido por las retenciones del impuesto a las ganancias que se le practicarán sobre los ingresos de junio.

Este mes aumenta sobremanera la cantidad de afectados por el impuesto debido a que la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP) computa la suma de la remuneración mensual normal más la media cuota del sueldo anual complementario (aguinaldo).

Según el informe, esa situación se origina en dos situaciones, una normal y la otra que deriva de las "distorsiones" acumuladas fundamentalmente por la falta de actualización de los tramos de escala del impuesto que se encuentran congeladas desde el año
2000.

Así, un trabajador -casado con dos hijos- que percibe 16.000 pesos y sufrió la retención de 57,94 pesos en el sueldo de mayo, vera absorción de 940,65 pesos en el sueldo de junio (que cobra enlos primeros días de julio), lo que representa un 14,3 por ciento de su salario anual complementario.

El el sueldo del mismo trabajador es de 18.000 pesos, la retención saltará de 308,92 pesos a 1.954 pesos, lo que equivale al 26,5 por ciento del aguinaldo neto; pero si el sueldo es de 20.000 pesos, la retención pasará de 677,48 a 2.633 pesos, lo que es igual al 32,1 por ciento del aguinaldo.

En caso de que el sueldo del contribuyente sea de 22.000 pesos, la retención saltará de 1.077 pesos a 3.512 pesos (38,9 del aguinaldo neto); y si el sueldo es de 25.001 pesos, la absorción pasará de 2.411 a 5.999 pesos (equivalente al 58,5 por ciento del aguinaldo).


Esos porcentajes serán todavía más significativos si el trabajador ha percibido un incremento nominal de ingresos en torno al 30 por ciento en lo que va de 2014, producto de las negociaciones paritarias celebradas en el primer semestre.

Esa situación expondrá al que cobraba 16.000 pesos antes del aumento salarial a una retención que pasará de 737 pesos en mayo a 2.733 pesos en junio, igual al 32,1 por ciento del aguinaldo neto; y aquel que perciba 25.001 pesos más el aumento pactado, sufrirá una retención de 9.227 pesos, equivalente al 69,2 por ciento del aguinaldo.