¿Quién fue figura?

Martes 1 de julio de 2014
Angel Di María, quien no había tenido su mejor rendimiento a lo largo de 118 minutos, se destapó en prácticamente la jugada final del partido y con una definición milimétrica le dio a Argentina la clasificación a los cuartos de final del Mundial de Brasil 2014, con el 1-0 ante Suiza en San Pablo.

'Fideo' intentó una y otra vez a lo largo de todo el encuentro, pero no le salió ninguna hasta que a los 13 minutos del segundo tiempo de la prórroga, cuando ya parecía que se venían los penales, aprovechó un exquisito pase de Lionel Messi y remató cruzado al segundo palo del arquero Diego Benaglio, la figura del partido.

Así, el '7' hizo olvidar su bajo rendimiento individual y el colectivo del equipo, que recién después de casi dos horas logró desequilibrar a la férrea defensa suiza, tras una acción, cuándo no, de su capitán Messi, con un arranque a toda velocidad y una habilitación a la derecha para romper el cero en el tanteador.

Justamente, el '10', muy marcado en todo momento, tuvo una buena labor pero no brilló como en el partido anterior ante Nigeria, y como el equipo depende casi exclusivamente de lo que él genere, se sintió en la performance final del seleccionado. Empero, de una genialidad suya, otra vez, se encontró la victoria.

Otro punto para destacar del elenco dirigido por Alejandro Sabella fue Javier Mascherano, auxiliando a todos en el medio, mandando y llevando las riendas de una selección que por momentos no encontraba el rumbo futbolístico ni anímico.
Menciones se llevaron el arquero Sergio Romero, y los laterales Marcos Rojo y Pablo Zabaleta; mientras que en el 'debe' quedaron sobre todo Gonzalo Higuaín y Federico Fernández, y en menor medida Fernando Gago y Ezequiel Lavezzi.

Uno a uno.

Los rendimientos individuales fueron los siguientes: Sergio Romero (6): Tapó la pelota del partido con un remate de Granit Xhaka en el primer tiempo, pero después tuvo una duda existencial al no salir a cortar un pelotazo largo que desaprovechó Josip Drmic con una débil definición cuando se encontraba mano a mano.

Pablo Zabaleta (6): Muy bien en la presión y neutralización de las subidas por su lateral. Estuvo veloz para los cortes y mostró proyección en la ofensiva, pero no logró colocar un centro ajustado para la cabeza de un compañero.

Federico Fernández (4): De lo más flojo del equipo. Lento para la marca, le picaron a las espaldas, llegó a veces a destiempo, y encima estuvo mal en la salida por abajo con pases imprecisos y a dividir. Le costó mucho contener a Drmic.

Ezequiel Garay (6): Sólido por arriba y por abajo. No tuvo un trabajo excesivo porque los suizos no basaron su juego en el ataque, y cuando lo hicieron fue mayoritariamente por afuera o encarando a su compañero de zaga. En las veces que entró en acción no falló. Recibió una tarjeta amarilla en la jugada final.

Marcos Rojo (7): Una de las figuras del equipo. Muy firme en la marca y no permitió ningún desborde. Ofreció seguridad en defensa y fue de lo mejor en ataque, con desbordes constantes y una chance clara de gol con un remate que desvió el arquero. Fue amonestado sobre el final del tiempo reglamentario y no jugará el próximo partido. Salió con una dolencia en el suplementario.

Fernando Gago (5): Arrancó mal, nervioso, con pases con escasa dirección y le costó encontrar su lugar en el campo de juego porque no ofreció salida ni tampoco aportó en la recuperación. Sin embargo, fue mejorando con el correr de los minutos y sobre todo en la segunda etapa tuvo más participación, pero sin desnivelar.

Javier Mascherano (7): Otra vez cumplió una actuación correcta y prolija. Se mostró rápido para la recuperación y corrió hasta más no poder. Se lo notó cansado sobre el final, pero igual entregó hasta la última gota de energía. Además, aportó voz de mando en momentos de dudas.

Angel Di María (7): Venía jugando uno de los partidos más flojos del Mundial, pero se destapó sobre el final, levantó al equipo con un par de corridas y metió el gol "de oro" que valió el pasaje a cuartos. No le había salido una, ni por derecha en el primer tiempo, ni por izquierda en el segundo, y encima, en la única que desbordó intentó un centro de rabona que se fue desviado. Estuvo cerca en el suplementario con un remate al ángulo, pero luego acertó la más importante y desató la locura.

Lionel Messi (7): No tuvo un mal partido, pero como no brilló y el equipo depende casi exclusivamente de lo que él pueda generar, se sintió en el rendimiento del equipo. Estuvo bien marcado, pero igualmente se las ingenió para meter pases certeros entre líneas y para desmarcarse a fuerza de velocidad y gambeta. Le faltó el gol, tuvo una que se fue por arriba y otra que tapó bien Benaglio abajo, pero sobre el final arrancó, eludió a un rival y lo dejó solo a Di María para que definiera el partido.

Gonzalo Higuaín (3): Pasó desapercibido. Se lo vio lento, faltó de reacción y ni siquiera generó espacios para sus compañeros. Apenas tuvo un cabezazo que tapó el arquero, pero minutos después no pudo conectar desde arriba lo que hubiese podido significar la apertura del marcador.

Ezequiel Lavezzi (5): Trabajó de tercer delantero en ataque, pero también estuvo atado en el aspecto defensivo a bajar sobre todo por el lado izquierdo. Tuvo algunos destellos pero no desniveló y ya cansado fue suplantado en la segunda etapa reglamentaria.

Rodrigo Palacio (5): Ingresó por Lavezzi. En la primera erró un cabezazo de gol en el área chica y después no generó verdadero peligro a la defensa suiza, aunque recuperó la pelota que terminó en el gol.

José Basanta (6): Entró en el suplementario en reemplazo de Rojo. Cumplió su trabajo de cerrar abajo y proyectarse en ataque.

Lucas Biglia (6): Suplantó al inicio del segundo tiempo de la prórroga a Gago. Estuvo bien en la distribución del balón y ayudó a Mascherano en la recuperación.