El Papa recibirá a seis víctimas de curas pedófilos

Jueves 3 de julio de 2014
El papa Francisco recibirá el lunes por primera vez en el Vaticano a seis víctimas de curas pedófilos, todos europeos, indicaron este jueves fuentes religiosas.

El papa se reunirá en su residencia privada, la Casa Santa Marta, con dos británicos, dos alemanes y dos irlandeses, los cuales sufrieron abusos sexuales por parte de religiosos.

La reunión fue anunciada por el mismo pontífice el pasado 26 de mayo durante el vuelo de regreso a Roma de su viaje en Medio Oriente.

Las víctimas asistirán a la misa matutina que el papa argentino suele oficiar en la capilla de su residencia, tras lo cual se reunirán en privado.

Los nombres de las personas no serán divulgados a la prensa, precisó la misma fuente.

Francisco se comprometió desde su llegada al Vaticano en marzo del 2013 a luchar contra la pederastia y puso en marcha una comisión para la protección de la infancia de la que forma parte una víctima, Mary Collins.

El hecho de que incluya en el primer grupo que recibe dentro del Vaticano a víctimas de nacionalidad irlandesa es una manera de comunicar su cercanía y solidaridad al uno de los países más afectados por el fenómeno de los curas pedófilos que tanto ha desprestigiado a la Iglesia en los últimos años.

El tema de los abusos sexuales a menores cometidos por décadas por curas es el más delicado y complejo para la jerarquía de la Iglesia católica.

Respetando la línea de su predecesor, el papa emérito Benedicto XVI, Francisco ratificó la orden de "tolerancia cero" de cara al fenómeno.

En octubre del 2013 destituyó a un obispo irlandés, William Lee, que en 2010 reconoció haber protegido a un sacerdote pedófilo.

Pese a esas medidas, las asociaciones de víctimas consideran que la Iglesia no ha hecho lo suficiente para impedir que sacerdotes abusen sexualmente de menores de edad en todo el mundo.

En mayo pasado el papa Francisco advirtió que los obispos "no tendrán privilegios" con respecto a los crímenes de abuso sexual.

El pasado 27 de junio, el exnuncio apostólico o embajador del Vaticano en República Dominicana, el polaco Jozef Wesolowski, fue sancionado de manera ejemplar al perder su condición de sacerdote después de que fuera condenado por pederastia por un tribunal eclesiástico.

Se trata de la primera vez que el Vaticano expulsa del sacerdocio a uno de sus embajadores por pedofilia, la máxima sanción para un religioso.

Las autoridades del Vaticano informaron a principios de este año a la ONU, que los fiscales de la Santa Sede han examinado 3.420 casos de abusos sexuales a menores cometidos en la última década.

Por esos casos, 848 curas fueron obligados a colgar los hábitos y a los 2.572 restantes se les obligó a "vivir una vida de rezo y penitencia", en un monasterio, un castigo que para las asociaciones de víctimas es insuficiente.