Con sufrimiento en el final, Alemania eliminó a Francia

Fue por 1 a 0, con gol de Hummels. El encuentro tuvo mucho ritmo, y ocasiones de peligro para ambos lados. Los franceses contaron con chances en el final para alcanzar el empate, pero el arquero Neuer pudo más.
Viernes 4 de julio de 2014

Alemania se convirtió hoy en el primer semifinalista del Mundial de Brasil 2014, al derrotar a Francia por 1 a 0 en un partido que el seleccionado galo mereció al menos empatar, pero no lo consiguió debido a la estupenda tarea del arquero alemán Manuel Neuer.

El defensor Mats Hummels, a los 13 minutos del primer tiempo, le dio el triunfo a Alemania, que se metió por cuarta ocasión consecutiva en semifinales de un Mundial.

El seleccionado dirigido por Joachim Löw enfrentará en una de las semifinales, a jugarse el próximo martes en el estadio Mineirao de Belo Horizonte, a Brasil.

El árbitro argentino Néstor Pitana realizó un correcto trabajo a lo largo del encuentro, aunque en el debe de su tarea quedará no haber amonestado a un par de jugadores alemanes (por momentos abusaron de las infracciones), entre ellos Miroslav Klose.

Alemania sustentó su victoria en varios puntos. Sin lugar a dudas, el primero fue Neuer; después se deberá mencionar a la sólida tarea defensiva; y a la peligrosidad de un contraataque que tuvo como principales ejecutores a Thomas Müller y Andre Schuerrle (ingresó a los 24 del segundo tiempo por Klose).

Acompañado por Müller como pasador, Schuerrle tuvo dos posibilidades para definir el partido sobre el cierre del juego, pero en ambas definió mal. En una de ellas la tapó el arquero Hugo Lloris, y la otra rebotó en un defensor.

Francia manejó el balón durante la mayor parte del partido. El equipo dirigido por Didier Deschamps eligió generalmente para atacar el sector izquierdo, por donde siempre llegaron Patrice Evra y Mathieu Valbuena, uno de los mejores jugadores del partido. A Francia, sin embargo, le faltó la puntería de su goleador Karim Benzema, quien se movió dentro del área del centro hacia la izquierda, y por momentos logró desprenderse de los defensores alemanes.

Fue justamente Benzema el que pudo empatar el partido en el tercer minuto de tiempo agregado, pero el violento remate del delantero del Real Madrid se encontró en el camino con la figura del partido, Neuer, quien con un manotazo desvió el balón.

Francia mereció igualar el partido en los noventa minutos y llevarlo al alargue, pero eso poco les importará a los jugadores, a Deschamps y a sus hinchas. Alemania volvió a ser su bestia negra, igual que en España '82 y México '86.

Alemania, fiel a su estilo, mantiene la chapa de "candidato", pese al sufrimiento que padeció hoy.