Salidas transitorias para el asesino más temido de Córdoba

Pese a estar condenado a perpetua, José Carmona tendrá cada cuatro meses tres días para visitar a su familia.
Viernes 4 de julio de 2014
La Justicia de Chaco le concedió salidas transitorias a José Carmona, considerado uno de los asesinos más temidos de la provincia de Córdoba, a partir de haber asesinado brutalmente a una adolescente y una vez preso, a otros dos internos.

A partir de esa decisión, Carmona, quien actualmente tiene 51 años y empezó su carrera criminal en 1986 con el secuestro, violación y asesinato de la adolescente Gabriela Ceppi, tendrá cada cuatro meses tres días para visitar a su familia en el barrio San Roque, de la capital cordobesa.

La decisión fue tomada por el Juzgado de Ejecución número 2 de Chaco y de acuerdo con la misma, el reo será custodiado en sus salidas por personal del Servicio Penitenciario de esa provincia y el Patronato del Liberado, mientras que será controlado por un Juzgado de Ejecución cordobés.

Luego de cometer el crimen de la menor Ceppi, quien tenía 16 años, tras secuestrarla en la Autopista Córdoba-General Paz, Carmona fue detenido y condenado a prisión perpetua, con accesoria de reclusión por tiempo indeterminado, por lo que fue alojado en el Penal de San Martín.

Según la información publicada por el sitio de la radio Cadena 3, el primer incidente en ese penal fue cuando le arrojó caramelo hirviendo a otro preso porque éste no le había querido "prestar" su mujer para tener un encuentro sexual.

Poco después y cuando dentro del penal era considerado ya un sujeto muy peligroso, apuñaló a otro preso y horas más tarde le arrojó aceite hirviendo.

En 1994 asesinó a otro preso llamado Héctor Vicente Bolea, uno de los considerados como líder entre los presos, y por ese crimen recibió una nueva condena a 16 años de prisión.

Varios de los otros internos intentaron linchar a Carmona, por lo que se tomó la medida de trasladarlo a la Prisión Regional de la provincia del Chaco.

En ese penal situado en Resistencia no se terminó la zaga de violencia protagonizada por Carmona, quien con una especie de lanza confeccionada a partir de un palo de escobra ultimó en 1997 a otro preso llamado Demetrio Pérez Araujo.

Si bien en principio recibió una nueva condena a prisión perpetua, posteriormente esa sentencia fue anulada.

El crimen de Gabriela Ceppi, que en su época conmocionó a Córdoba, se produjo cuando la joven volvía de un boliche Villa Carlos Paz junto a dos amigos.

Los jóvenes circulaban en un Fiat 600 al que se le pinchó una rueda, situación que fue vista por Carmona, entonces de 23 años, quien circulaba en un Ford Taunus.

Carmona detuvo su auto y en principio ofreció ayuda, aunque después sacó un arma, les sacó su pertenencia y se llevó a la joven secuestrada, a la que violó al menos dos veces, para luego ejecutarla de un tiro.