Prisión perpetua para Menéndez y Estrella

Los dos represores fueron condenados por el crimen del Obispo en 1976. El tribunal los halló culpables del homicidio del prelado, hecho que se quiso hacer pasar por una accidente.
Viernes 4 de julio de 2014

Los exmilitares Luciano Benjamín Menéndez y Luis Fernando Estrella fueron condenados a prisión perpetua por el homicidio del obispo Enrique Angelelli, ocurrido durante la última dictadura.

Menéndez y Estrella fueron hallados culpables por el Tribunal Oral Penal de La Rioja, que decidió además revocarles a ambos el beneficio de la prisión domiciliaria, para que sean "inmediatamente trasladados" a la cárcel de Bouwer, en Córdoba.

El viernes 12 de septiembre, el tribunal dará lectura a los fundamentos de la sentencia.

De esta manera, la Justicia hizo lugar al pedido de los fiscales federales Michel Horacio Salman, Dario Illanes y Fernando Gimena, quienes habían solicitado prisión perpetua e inhabilitación para los dos exmilitares.

Al realizar su último descargo antes de la sentencia, Estrella, quien se desempeñó como segundo jefe de la Base Aérea del Chamical (CELPA), cometió un acto fallido al señalar: "Todos los testigos convocados por la Fiscalía dijeron que la escena del crimen no cambió... perdón, la escena del accidente".

Un rato antes, por teleconferencia desde la Cámara Federal habló Menéndez, quien intentó desacreditar el proceso al afirmar que pasó "de ser testigo a imputado".