“Cumplimos el objetivo y ahora vamos por más”

Sabella se mostró muy contento con el éxito ante Bélgica y el avance a semifinales. Dijo que tiene una alegría moderada, “para guardar energías”, y que se hizo un partido excelente tácticamente.
Sábado 5 de julio de 2014

El entrenador del seleccionado argentino de fútbol, Alejandro Sabella, destacó hoy el "excelente partido" de su equipo ante Bélgica y aseguró que no se conforman con llegar a las semifinales y que irán "por más" en el Mundial de Brasil.

"Es una gran alegría la que tenemos por el grupo de jugadores, que hicieron un excelente partido. Por ellos estamos alegres y por los argentinos que después de 24 años podemos estar entre los cuatro mejores del mundo", expresó el director técnico en conferencia de prensa.

Y agregó: "Desde lo táctico y desde lo estratégico hicimos un buen trabajo. Estamos muy contentos y vamos por más, pero logramos el objetivo mínimo de llevar a la Argentina a estar entre los cuatro mejores del mundo".

Sabella subrayó el "equilibrio" que consiguió su equipo "en todas las líneas" y dijo que esta clasificación a semifinales "es la mejor forma de homenajear a este plantel de jugadores que ya entraron en la historia".

En cuanto a la lesión del mediocampista Angel Di María, quien tuvo que salir en el primer tiempo, Sabella manifestó su preocupación al afirmar que es un "jugador vital" para el seleccionado.

"Angel (Di María) tiene una molestia en el muslo derecho. Mañana le van a hacer estudios y esperemos que no sea nada grave", dijo el entrenador.

Sobre el delantero Gonzalo Higuaín, quien marcó el gol del triunfo ante Bélgica, Sabella elogió sus condiciones y la perseverancia que tuvo para encontrar su momento en el Mundial.

"Higuaín necesitaba rodaje porque tuvo un fin de temporada traumático con el Nápoli y se perdió unos días de entrenamiento. Pero, ya lo había dicho antes, que había sido el jugador que más había corrido contra Suiza", expresó el conductor del seleccionado.

Sabella ponderó el rendimiento del capitán Lionel Messi, a pesar de no haber marcado goles contra Bélgica.

"Messi jugó un gran partido, a pesar de no hacer goles. Juntó rivales y cada pelota de él es una esperanza nuestra y un temor para el rival. Más allá de que haga goles o no, es determinante. Para nosotros es tener agua en medio de un desierto", resaltó.

"Vamos a pensar en el próximo partido, que será muy difícil. Vamos a ver cómo está la tropa, jugamos tres partidos seguidos al mediodía, jugamos un alargue y vamos a ver cómo se recuperan los muchachos", completó el técnico.