Otra denuncia contra un ex secretario de Néstor Kirchner

Daniel Muñoz está acusado de haber impulsado la creación de una empresa de aviones privados para transportar al matrimonio presidencial y dinero a Santa Cruz.
Lunes 7 de julio de 2014
El ex secretario privado de Néstor Kirchner, Daniel Muñoz, habría encargado la creación de una empresa de aviones privados para trasladar bolsos con dinero a Santa Cruz. La revelación promete conmover el desarrollo de la causa judicial que se inició con la denuncia de la ex secretaria presidencial Miriam Quiroga, quien dio la primera versión sobre esos viajes.

Muñoz le habría encargado a Alejandro Vecchi, un ex abogado de Eduardo Duhalde, la creación de una empresa de jets privados “para de ese modo, en una suerte de ingeniería de ocultamiento, disimulación de los vuelos de su verdadero requirente (sic)”.

Se trata de la firma Cabiline SA, constituida en noviembre de 2008 bajo la presidencia de María Inés Questa, socia de Vecchi. Con el nombre de fantasía “Aires Argentinos”, la empresa rápidamente comenzó a ser contratada por Presidencia de la Nación para trasladar al matrimonio presidencial y a sus hijos.

Según un testimonio anónimo, al que el fiscal Ramiro González le dio crédito, Muñoz “creó la empresa con el fin de trasladar el dinero y ocultar los viajes bajo el movimiento comercial de Cabiline”. La firma compró un Lear Jet 35, matrícula BXU, a través de la firma Sky Invet and Trade, de origen panameño, pero también usaba varios aviones alquilados a otras firmas.

Según el testimonio que llegó a la fiscalía de González, los dos socios originales de Cabiline SA, María Inés Questa y el también abogado Sergio Abel Zanzero, habría actuado como simples “testaferros de Daniel Muñoz”. La empresa fue vendida el año pasado a otro empresario, al que también se le transmitieron las firmas Sky Invet and Trade y Transonic Holdings LLC. Esta última, siempre de acuerdo con el relato de la misma fuente, “tiene bajo su patrimonio el avión Lear Jet número de serie 35A-0462”.

Luego de evaluar el contenido del escrito, el fiscal le pidió al juez Luis Rodríguez una serie de medidas de prueba. González quiere que la Inspección General de Justicia remita toda la información que disponga respecto de las compañías Cabiline, Sky Invet and Trade y Transonic Holdings LLC. Pero también agregó otras dos firmas, supuestamente vinculadas a Vecchi (abogado de la familia Cabezas): Alcaman SA y Grupo Zea SRL. También solicitó que el registro Nacional de Aeronaves confirme quién es el dueño del Lear Jet 35A. Y que presten declaración testimonial “los titulares de las empresas mencionadas”. El juez Rodríguez todavía no contestó los pedidos del fiscal y no lo hará durante las próximas dos semanas porque está de licencia.

Quiroga mencionó a otros dos funcionarios por los cuales pasaban los bolsos con dinero: Francisco “Paco” Larcher, el número dos de la ex Side, y José María Olazagasti, secretario privado del ministro de Planificación, Julio De Vido (ver aparte).

Por el mismo caso, el fiscal González también imputó a la esposa de Muñoz, Carolina Pochetti, sobrina política del gobernador de Santa Cruz, Daniel Peralta; y al propio mandatario santacruceño. Después del impacto por la aparición de Quiroga en los medios, la investigación había caído en un bache, pese a las medidas de prueba realizadas. Hasta que apareció el anónimo.