Más de seis mil argentinos fueron hoy en avión a San Pablo: por las entradas en la reventa pedían más de 2.000 dólares

Miércoles 9 de julio de 2014

Más de seis mil hinchas argentinos viajaron entre ayer y hoy desde Aeroparque y Ezeiza rumbo a San Pablo para alentar al seleccionado nacional ante
Holanda por una de las semifinales del Mundial de Brasil 2014 de fútbol, según estimaciones aeroportuarias. Las entradas para el partido tienen aún un valor por encima de los 2.000 dólares en la reventa y los hinchas aguardan que se acerque la hora del partido para que bajen los precios.

Aerolíneas Argentinas y Austral despacharon 18 vuelos desde ambas terminales aéreas, 16 de ellos con equipos Boeing 737/800 con capacidad para 170 personas y otros dos con Airbus 340-300 con capacidad para 280 pasajeros.

A estos vuelos hay que sumarles cuatro vuelos de TAM con Airbus 320 con capacidad de 200 viajeros, cinco de GOL con Boeing 737/800 con capacidad de 180 y uno de LAN también con Airbus 320. Además de los pasajeros que utilizaron los vuelos intercontinentales de Turkish Airlines y Qatar Airways.

La mayoría de los vuelos operaron desde el Aeroparque Jorge Newbery, que desde la mañana de ayer se pobló con camisetas
celestes y blancas.

El movimiento más intenso se registró entre las 16 de ayer y las 9 de hoy, cuando partieron la casi totalidad de los servicios, algunos con una diferencia entre sí de apenas algunos minutos.

El primer vuelo previsto por Aerolíneas Argentinas para ayer despegó a las 7 y posteriormente se sucedieron a las 9.40; 16.15; 19.30; 20.00; 20.25; 21.05; 21.30 y 23.55.

Las partidas continuaron esta madrugada a las 0.30; 1.30; 2; 07; 07.15 y el último partió a las 09.40, todos a horario y con su capacidad completa.

A éstos deben sumarse tres vuelos de TAM y otros tres de GOL que partieron en distintos horarios entre ayer y hoy.

Desde Ezeiza, Aerolíneas y Austral despacharon ayer tres vuelos, a las 3.15, 21.20 y 22.10, uno de ellos con Boeing 737/800
y dos con Airbus 340/300.

Entre los últimos en partir esta mañana rumbo a San Pablo estaban Rubén (47) y Estela (42), un matrimonio oriundo de Chacabuco que habían llegado en auto a la madrugada desde su ciudad y se disponían a abordar el vuelo de Aerolíneas de las 9.40.

"Es un viaje relámpago. Vamos a ver la semifinal y volvemos esta misma noche. Si pasamos a la final, mañana nos quedamos en Buenos Aires para arreglar todo lo necesario para viajar otra vez el domingo a Río de Janeiro", dijo entusiasmado Rubén.

Dionisio y Ricardo son dos amigos de Concordia. Llegaron anoche a Buenos Aires y también hacían la cola para el check-in del vuelo AU2774 que partió a las 9.40.

"Estuvimos en Brasil durante toda la fase de grupos viendo los tres partidos de Argentina y nos tuvimos que volver por el trabajo, tenemos un comercio, pero ahora aprovechando el feriado nos vamos a ver la semifinal y seguro que estaremos el domingo en Río", comentaron a coro.

También entre los viajeros hubo palabras para la desastrosa derrota de Brasil ayer ante Alemania: "Los sorprendieron, como a nosotros en el 2010, pero eso demostró que Brasil no era tan equipo como decían. Ojalá pasemos hoy a la final así nos vengamos de lo que nos pasó en Sudáfrica y repetimos lo del `86", destacó Alan, quién junto a otros tres amigos esperaba su turno para ingresar al sector internacional de Aeroparque.

Los vuelos de regreso de Aerolíneas Argentinas y Austral están previstos para mañana desde la 1.25, 1.45 y 2 con destino a Ezeiza y desde las 2.25, 3.55, 5.40, 10.40, 13.15, 19.45, 22.45 y 23.35, con destino a Aeroparque.

REVENTA


En la estación terminal del `metró` Corinthians-Itaquera, distante unos 500 metros del estadio de la ciudad de San Pablo, centenares de argentinos se movían de un lado a otro con la intención de conseguir un ticket, e incluso algunos hasta armaron carteles con inscripciones en portugués pidiendo localidades.

Sin embargo, las opciones de reventa que aparecieron siguen por encima de los 2.000 dólares, por lo que los `albicelestes` especulan con que puedan bajar una vez que se acerque el horario de inicio del encuentro, previsto para las 17.

"Es muchísimo lo que piden. No hay muchos ofreciendo pero las venden entre 2.000 y 2.500 dólares. Nos mata que hay gente que las compra y por eso no bajan. Creemos que a la hora del partido, las que le queden sin vender las van a rematar", argumentó Federico a Télam, sentado sobre una de las paredes bajas de la estación.

Entre la salida del `metró` y el primer vallado de seguridad donde se piden los tickets, hay unos 300 metros los cuales están repletos de simpatizantes, en su mayoría argentinos y una gran parte con la ilusión de conseguir una entrada para el trascendental partido de semifinales, instancia a la que no se llegada desde Italia `90.

"Vamos a esperar acá hasta que empiece. Si conseguimos, bingo, y si no, iremos a la pantalla gigante de acá a unos metros", explicó Juan Pablo, acompañado por dos amigos, todos de Córdoba.

La referencia del simpatizante se debe a que uno de los auspiciantes oficiales de la FIFA, armó desde días antes del inicio de la Copa un sector para seguir el desarrollo de los partdos dentro de la terminal del "subte", aunque tiene una capacidad limitada para 2.000 personas y se estima que se llenará rápido.

El seleccionado de fútbol de Argentina se medirá con su par de Holanda desde las 17 en el estadio Arena Corinthians de San Pablo por un lugar en la final del próximo domingo en Río de Janeiro, a la que ya se clasicó Alemania tras golear a Brasil por 7-1.