Capitanich: "No hay ninguna posibilidad de un default"

El jefe de Gabinete desmintió la solicitada publicada por los holdouts y aseguró que Argentina "es un país solvente”.
Jueves 10 de julio de 2014
El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, salió hoy al cruce de una solicitada publicada en medios nacionales por representantes de los holdouts, al advertir que "no hay ninguna posibilidad de default por parte de Argentina", porque "es un país solvente, que tiene los recursos necesarios para afrontar los compromisos y paga".

En su habitual conferencia de prensa en la Casa Rosada, Capitanich rechazó esta mañana la nota "auspiciada por la American Task Force Argentina (ATFA)", en la cual se aseveró que "los acreedores de la Argentina están listos para negociar hoy" y que "los líderes de la Argentina deberían juntarse con sus acreedores en una negociación y evitar un default catastrófico".

El funcionario nacional destacó que "no hay default de ninguna naturaleza ni característica. La estrategia deliberada de este grupo de tareas promueve que la Argentina esté considerada en ese eufemismo que se llama default técnico" y que "todo lo que dicen en la solicitada no es cierto".

A su vez, aclaró que el ministro de Economía, Axel Kicillof, "no va a concurrir" al nuevo encuentro de mediación con los holdouts previsto para mañana en Nueva York, ya que la comitiva que se reunirá con el abogado designado por el juez Thomas Griesa, Daniel Pollack, "estará integrada por el equipo jurídico y financiero" de esa cartera.

Capitanich sostuvo que "la Argentina depositó los recursos necesarios en la cuenta del agente fiduciario (el 26 de junio pasado), y el que lo impide es el juez Griesa, con un criterio interpretativo, vulnerando un contrato que la misma legislación de Estados Unidos y el estado de Nueva York ha convalidado".

"Lo que pretende este grupo de tareas es impedir el pago", aseguró el funcionario, quien agregó que "todo lo que dicen en la solicitada no es cierto, es parte de la mentira con la cual siempre han pretendido extorsionar a la Argentina".

En esa solicitada, publicada en varios matutinos porteños, firmada por la ATFA bajo el título "Argentina, es hora de negociar", se aseguró que "el Gobierno sigue negándose a negociar con sus acreedores" y que éstos "lo están esperando en la mesa de negociaciones, deseosos de hablar, pero Argentina se niega".

Allí, los fondos de cobertura indicaron que "algunos de los holdouts dejaron claro que aceptarán bonos como parte de pago" e insistieron en que "los líderes de la Argentina deberían juntarse con sus acreedores en una negociación y evitar un default catastrófico".

Al respecto, Capitanich dijo contar con "información periodística de que una delegación de ese famoso grupos de tareas ATFA, tiene pensado venir a la Argentina con una serie de consideraciones respecto a la posición del país".

Pero adelantó que "nosotros no podemos de ningún modo aceptar estrategias promovidas por grupos minúsculos de acreedores sin voluntad de negociar sino de fulminar cualquier tipo de reestructuración", y reiteró que "la posición argentina es muy clara en cuanto a no dejarse extorsionar ni mucho menos aceptar la ejecución de un fallo en las condiciones actuales".

Para la AFTA, es un "mito" la cifra de "15.000 millones de dólares" que habría que pagar a otros bonistas si paga a los holdouts, e incluso remarcaron que "algunos de los holdouts han dejado en claro que aceptarán bonos como parte de pago".

Sobre la postura argentina de buscar una "negociación justa, equitativa y legal", dijeron que es "una cortina de humo", porque "algunos" de los tenedores de bonos "han aclarado que estarían dispuestos a negociar con el gobierno a fin de otorgarle mayor tiempo a cambio de evidenciar progreso concreto hacia un acuerdo".