Alemania encontró el gol y se consagró campeón del mundo

Mario Götze marcó el 1 a 0 a los 7 minutos del segundo tiempo suplementario. El árbitro italiano Nicola Rizzoli no cobró un clarísimo penal a Gonzalo Higuaín. El propio “Pipita” desperdició una jugada de gol. Rodrigo Palacio también pifió otro debajo del arco. Argentina es subcampeón nuevamente después de 24 años.
Domingo 13 de julio de 2014

Con lágrimas en los ojos pero con el reconocimiento de haber entregado hasta lo último de su esfuerzo, con un planteo inteligente en el que tuvo las opciones para ganarlo, la Selección argentina se despidió del Mundial de Brasil quedando a un paso de la gloria al caer en tiempo suplementario por 1 a 0 frente a Alemania, que consiguió el cuarto título de su historia.

En el estadio Maracaná de Río de Janeiro, Mario Götze se transformó en el verdugo del equipo de Alejandro Sabella, que en el único movimiento en que quedó descompensado tácticamente debió ver como el joven Götze controló de pecho y sacó un zurdazo de volea que venció a Sergio Romero.

Argentina había sido más durante el desarrollo del partido, acompañado por el contagioso cántico de los hinchas que pudieron entrar y sabiendo que detrás tenían el apoyo de más de 40 millones que sufrían con ellos.

Y como en Italia 1990, con el polémico penal que el árbitro Codesal concedió a Alemania, la Argentina sufrió por una infracción clarísima que Neuer le hizo a Higuain en el inicio del segundo tiempo y que el italiano Nicola Rizzoli no sancionó.

Durante los primeros 40 minutos de partido, el trabajo de la Argentina fue perfecto, con dos líneas de cuatro jugadores muy juntas en los últimos 40 metros de la cancha, para desajustar el engranaje de Alemania.

Las cartas de Sabella quedaron expuestas de entrada, cuando en los 15 minutos iniciales, Argentina salió desplegado en velocidad de contragolpe y generó peligro.

A los 20 minutos, Higuain iba a volver a ser protagonista, cuando habilitado por un cabezazo hacia atrás de Kroos quedó cara a cara con Neuer, dejó picar la pelota dos veces, la midió... y le pegó mordido desaprovechando su chance.

Messi hacía daño con su juego, a los 39 armó una apilada a velocidad por la derecha, se metió en el área, punteó ante el achique de Neuer y cuando Lavezzi arremetía para empujar salvó Boateng sobre la línea.

Los últimos cinco minutos del primer tiempo fueron los peores de la Argentina en el partido. Cansado, regaló demasiadas pelotas en la salida. Las perdidas que Sabella había pedido no tener.

Y Alemania apretó el acelerador y estuvo a punto de dar el golpe en la última jugada, cuando Hoewedes hizo un movimiento bárbaro en el área para burlar a su marca y cabeceó, pero otra vez el "palo de Dios", como ante Suiza, salvó a la Argentina.

En el entretiempo, Sabella metió mano y sacó a un extenuado Lavezzi -que había sido uno de los que mejor interpretó cómo atacar en el primer tiempo- y puso a Agüero, para tener más presencia ofensiva y acompañar a Higuain y Messi.

El cambio tuvo el efecto deseado de entrada, cuando Messi apareció solo dentro del área y definió cruzado, pero la pelota se fue besando el palo izquierdo de un Neuer abatido.

Enseguida llegó la polémica, con el pelotazo que corrió Higuain y que cortó Neuer, saltando con la rodilla sobre la cara de "Pipa". Era penal para la Argentina que el árbitro Rizzoli obvió.

Por eso llegaron al alargue, donde Argentina arrancó dormido y lo salvó Sergio Romero, con una atajada ante un remate desde dentro del área de Schurrle, a quien le costó marcar diferencia sobre la marca de Zabaleta.

A partir de ahí fue casi todo de la Argentina, de contragolpe, pero con chances muy claras como la de Palacio, que controló con el pecho un centro de Rojo, y ante el achique de Neuer quiso levantarla. Se le fue ancha.

Todo parecía encaminado a los penales, porque los dos agotados, preferían cuidarse a arriesgar.

Pero Schurrle tenía otro plan. Tomó la pelota en la mitad de cancha y arrancó en velocidad. Iban 112 minutos de partido y corrió como si fueran veinte.

Arrinconó a Mascherano, que había salido a tapar el hueco que dejó Gago cuando se cerró, y Zabaleta contra la banda izquierda.

El alemán se las arregló para meter un centro bárbaro que sobró a Demichelis y encontró a Götze. Control de pecho y bomba cruzada de zurda. Lo que no hizo Palacio en el primer suplementario, lo hizo el alemán para darle el cuarto título del mundo a su país.

No merecía este final. Sobre todo porque lo justificó en la cancha. Tuvo los argumentos, hizo el trabajo que tenía que hacer pero no lo definió.

Argentina quedó a las puertas de la gloria futbolística por segunda vez en 24 años. Otra vez Alemania, y el árbitro, se lo robaron.

Síntesis del partido:

Argentina 0 - Alemania 1.
Estadio: Maracaná (Río de Janeiro)
Árbitro: Nicola Rizzoli (Italia)

Argentina: Sergio Romero; Pablo Zabaleta, Martín Demichelis, Ezequiel Garay, Marcos Rojo; Enzo Pérez, Javier Mascherano, Lucas Biglia, Ezequiel Lavezzi; Lionel Messi y Gonzalo Higuain. DT: Alejandro Sabella.

Alemania: Manuel Neuer; Philipp Lahm, Jerome Boateng, Mats Hummels, Benedikt Höwedes; Christoph Kramer, BastianSchweinsteiger; Thomas Müller, Toni Kroos, Mesut Özil; Miroslav Klose DT: Joachim Löw.

Gol en el segundo tiempo suplementario: 7m Götze (Ale.).
Cambio en el primer tiempo: André Schürrle por Kramer (Ale.).
Cambios en el segundo tiempo: al inicio, Sergio Agüero por Lavezzi (Arg.); 32m Rodrigo Palacio por Higuain (Arg.); 41m Fernando Gago por E.Pérez (Arg.); 42m Mario Götze por Klose (Ale.).

Cambio en el segundo tiempo suplementario: 15m Per Mertesacker por Özil (Ale.).

Amonestados: Schweinsteiger y Höwedes (Ale.); Mascherano y Agüero (Arg.).