Santana, Shakira, Ivete Sangaló, y Pires pusieron ritmo al cierre del Mundial

Fueron 18 minutos de fiesta, tal como se habían previsto, en los que las insignias patrias de los dos finalistas del Mundial llamaron la atención sobre el resto siendo llevadas por dos "Porta-Banderas".
Domingo 13 de julio de 2014
La ceremonia de clausura del Mundial de Brasil 2014 tuvo un desarrollo breve y sencillo en el estadio Maracaná de Río de Janeiro, en el que las banderas de Argentina y Alemania, protagonistas minutos después de la final, tuvieron un lugar preponderante mientras
actuaron artistas internacionales de primer nivel.

Fueron 18 minutos de fiesta, tal como se habían previsto, en los que las insignias patrias de los dos finalistas del Mundial llamaron la atención sobre el resto siendo llevadas por dos `Porta-Banderas` de las Escolas do Samba de Río de Janeiro, las comparsas que desfilan año a año en el carnaval más famoso del planeta.

Primero bailaron alrededor de una bandera dorada que representaba la Copa del Mundo y después se ubicaron a un costado de los artistas, como la colombiana Shakira, el mexicano Carlos Santana y la local Ivete Sangalo, siendo rodeadas por bailarinas vestidas del mismo color que el trofeo más añorado del fútbol.

Detrás de los dos países principales se ubicaron también `Porta-Banderas` junto a `Mestre-Salas (maestro de ceremonias del carnaval)` con el resto de las insignias patrias participantes del certamen ecuménico.

Así, después de un breve malabarismo con la pelota de dos futbolistas vestidos con las camisetas que utilizarán hoy los equipos finalistas, la azul de Argentina y la blanca de Alemania, aparecieron en escena los artistas.

Los primeros en presentarse fueron Santana, el rapero haitiano Wyclef Jean y el local Alexandre Pires que cantaron `Dar um Jeito`, uno de los temas oficiales del certamen, que fue entonado en la ceremonia de inauguración por la estadounidense Jennifer López.

Luego, Shakira interpretó junto al bahiano Carlinhos Brown la canción `La la la` para culminar con Ivete Sangalo que brindó un repertorio de canciones típicas de su país, mientras un grupo de bailarines realizaron una coreografía siendo mirados por cuatro grandes esculturas de futbolistas ubicadas en los córners.

Con esta celebración, Brasil se despidió oficialmente del segundo Mundial que organizó, a la espera de que a las 16 comience a rodar por última vez el balón en la final que protagonizarán Argentina y Alemania en un Maracaná que promete otra gran fiesta en las gradas, con mayoría de `albicelestes`, germanos y locales.