¿Las dietas desintoxicantes pueden ser peligrosas?

Lunes 14 de julio de 2014
Una fórmula para limpiar el cuerpo de toxinas y de paso adelgazar, es para muchos una dieta milagrosa. Para recomponerse de días de desenfreno con la comida y el alcohol o para prepararse para un casamiento o unas vacaciones en la playa, las dietas de desintoxicación (detox) aparecen como la solución más rápida y efectiva.

La primera se conoció en 1970 en Estados Unidos. El pomelo, una fruta cítrica parecida a la naranja, toma el protagonismo en las comidas durante tres semanas y se convierte en el quemagrasa por excelencia. Luego, en 1980, el médico Stanley Burroughs publicó un libro que generó revuelo: The master cleanser, que luego se conoció como la dieta de la limonada o de la miel de maple. La rutina propone durante dos semanas, que las personas dejen de lado todas las comidas sólidas y tomen seis veces al día solo limonada con miel, que promete limpiar el cuerpo y adelgazar. Esta dieta viene acompañada de una filosofía en la que se defiende que la causa básica de las enfermedades son los malos hábitos alimenticios, los pensamientos negativos y la falta de una vida espiritual, que se combinan para producir condiciones tóxicas y el mal funcionamiento del cuerpo.

En los 80’s The master cleanser rompió records en ventas.
Ahora, y después del boom de algunas otras dietas de este estilo, se habla de los jugos verdes. Una combinación de frutas y verduras que se ingieren durante siete días: la espinaca, la manzana verde, el kale y semillas de chía y lino son algunos de los componentes claves de los extractos que son cada vez más utilizados.

A las vallas publicitarias que anuncian los beneficios de las detox se suman celebridades como Britney Spears, Anne Hathaway, Megan Fox y Vanessa Hudgens, que las promocionan y fácilmente las convierten en moda. Sin embargo, otra artista, Beyonce, quien utilizó la dieta de la limonada para el rodaje de la película Dreamgirls y logró perder 10 kilos en dos semanas, advirtió que no las recomendaba porque volver después a la rutina alimenticia normal no era fácil para el cuerpo y además aseguró que hay maneras mucho más amigables con la salud de perder peso.

“Es normal que cada vez más estas dietas estén de moda. Hoy la industria de la alimentación no es la misma que la de hace 40 años” señala Olga Carmona, enfermera de la Universidad de Caldas y experta en procesos de desintoxicación. Las toxinas provenientes de los agroquímicos a los que se ven expuestos los alimentos hacen que el cuerpo necesite períodos de desintoxicación; y las detox se suelen recomendar para limpiar esas toxinas y de paso perder peso.

“Son muchos los métodos utilizados para desintoxicar el cuerpo, e implementar uno de ellos una vez al año no le viene mal a nadie”, dice Carmona. Son rutinas que duran poco tiempo, pero que dejan en las personas hábitos alimenticios saludables. Para la especialista, un ayuno durante tres días o una vez al mes, controlado y bajo las circunstancias necesarias, es una gran ayuda para dejar descansar algunos órganos. Además dice que los extractos durante siete días son excelentes para limpiar, mas no para bajar de peso, y tres semanas con una dieta muy estricta a base de líquidos y con vegetales totalmente orgánicos es lo más adecuado para el cuerpo. “Esto no es sólo cuestión de moda, sino de salud”, asegura Carmona.

Sin embargo, la nutricionista de la Universidad Javeriana Carolina Camacho considera que sí puede ser necesario que el cuerpo descanse en algún momento de los alimentos pesados que se ingieren diariamente, pero aclara que los seres humanos cuentan con órganos que se encargan en cumplir la función de desintoxicación. El hígado, los riñones y los pulmones son los encargados de eliminar las toxinas y por ello algunos expertos consideran que estos regímenes alimenticios son simplemente modas temporales.

Además, en el estudio “The detox dossier”, publicado en la revista científica The voyce of young science, un grupo de especialistas estadounidenses que analizó los distintos métodos detox concluyó que sus propiedades ‘son un mito’. En el informe expresan que los beneficios de estas dietas no están científicamente comprobados y aseguran que las personas que las promocionan no les precisan a las personas interesadas cuáles son los daños que éstas pueden ocasionarle al cuerpo. El biólogo James Collins, investigador del estudio, señala que estos métodos de desintoxicación afectan la digestión, generan sensación de cansancio y hacen que el cuerpo sea más vulnerable a cualquier tipo de bacterias.

Dietas tan restrictivas son, para algunos especialistas, un tema de cuidado. No todos los organismos pueden resistir a estas desintoxicaciones; sólo las personas que están entrenadas para tener largas jornadas de ayuno y para dejar las proteínas y la comida sólida por un tiempo, llegan a soportar estos extremos.

La nutricionista de la Universidad Javeriana Carolina Camacho dice que estas dietas se venden con premisas falsas. “No es cierto que sirvan para adelgazar. Pueden llegar a ocasionar una pérdida de peso inmediata, pero una vez terminada la dieta, este se recupera”. Además, reitera, considerarlas como el método más efectivo para bajar de peso las puede convertir en un escudo de los trastornos de alimentación.

El debate sobre los beneficios y las complicaciones de las detox es extenso. Pero los especialistas concuerdan en reconocer que cualquier cambio de alimentación debe estar guiado por un experto, pues las dietas que se encuentran en las redes sociales y páginas web no son las más apropiadas. (Fuente: Diario El Espectador).