Matan niño a golpes

Angel Nahuel Bortnik tenía 11 años y vivía con un tío. Los aprehendidos fueron identificados como Rubén (63), Adolfo (66) y Edgardo Ferrari (68), quienes vivían del cirujeo.
Lunes 14 de julio de 2014
Un niño de 11 años fue asesinado a golpes en la localidad bonaerense de Chacabuco y por el crimen fueron detenidos tres hermanos dedicados al cirujeo, que viven en un predio donde fue hallado el cadáver y que hoy se negaron a declarar ante la Justicia.

Fuentes judiciales y policiales informaron hoy a Télam que la víctima fue identificada como Angel Nahuel Bortnik, quien vivía con un tío en una casa ubicada en la calle Fuerza Aérea, entre Laprida y Liniers, del mencionado distrito ubicado a 50 kilómetros de Junín.

Todo comenzó el sábado cuando el hermano de la madre del niño radicó una denuncia por "averiguación de paradero" del pequeño en la comisaría local, por lo que el fiscal de Chacabuco, Daniel Nicolai, dispuso un allanamiento de urgencia avalado por la jueza de garantías 3 de Junín, María Laura Durante.

Efectivos de la Jefatura distrital local realizaron el operativo en un terreno lindante a la casa del tío de la víctima, donde tres hermanos viven en unas precarias casillas de chapa.

"Son cuatro habitáculos que no tenían ni baño, en uno había una cocina y en el resto estaban los camastros en los que dormían", dijo a Télam un jefe policial encargado de la pesquisa.

El personal policial hizo una inspección en el lugar hasta que en un cañaveral, que los hermanos utilizaban como baño, encontraron el cuerpo del chico, quien tenía un fuerte golpe en la cabeza, agregaron las fuentes.

Los investigadores secuestraron un caño, el cual anteriormente funcionaba en una bomba de agua, que tenía restos de sangre y cabellos cortos, similares a los de la víctima.

"En principio, la médica que realizó la autopsia en Junín cree que ese elemento hallado en una de las casillas pudo haber sido utilizado en el crimen porque es compatible con la herida que presentaba Angel", dijo a Télam el fiscal Nicolai.

Los efectivos, dependientes de la Jefatura Departamental Junín, secuestraron prendas de vestir con manchas de sangre que pertenecen a uno de los hermanos, aunque todas las pruebas recolectadas serán peritadas a través de exámenes de ADN.

La Policía Científica también encontró en el lugar "restos de cráneo" en el pasto y una gran mancha de sangre, confirmaron los voceros.

Respecto del móvil del homicidio, los pesquisas no descartaron todavía la hipótesis de un intento de "abuso sexual" y se investiga si Angel tuvo en alguna ocasión "problemas" con los hermanos.

Las fuentes consultadas precisaron a Télam que los aprehendidos fueron identificados como Rubén (63), Adolfo (66) y Edgardo Ferrari (68), quienes vivían del cirujeo.

Los tres hermanos se negaron a declarar ante el representante del Ministerio Público que los indagó por el delito de "homicidio agravado por alevosía", que prevé una pena de prisión perpetua.

Ante esta situación, el fiscal Nicolai pedirá en las próximas horas a la jueza de garantías la conversión de la aprehensión en detención de los sospechosos, como presuntos "coautores" del crimen.

Fuentes policiales dijeron a Télam que el niño nunca fue cuidado por su madre y que no se sabe quién es el padre, por lo que hace unos años estuvo alojado en el Hogar Miguel Máximo Gil, de Chacabuco.

Luego, Angel fue adoptado por una familia pero ésta desistió porque no podía "controlarlo" y finalmente se hizo cargo su tío, hermano de la madre.

"El no volvió con la mamá porque está en pareja con otro señor, ahora tiene dos hijos más, pero el papá de este nene no se quien es", dijo a la prensa Delia, tía abuela de la víctima.

La mujer contó que el tío del niño "se iba a las siete de la mañana" y volvía a la noche porque trabajaba "en el campo".

"A la mamá se lo sacaron por desnutrición, porque no lo atendía, y actualmente el chico estaba en la calle mendigando", concluyó Delia.