Reflexiones de Alfredo Leuco

Martes 15 de julio de 2014
“Hoy vivimos un día histórico, es un día muy especial en la historia argentina, hay un tema del poeta Armando Tejada Gómez que dice: 'A esta hora exactamente hay un niño en la calle'. Lamentablemente a esta hora Amado Boudou es presidente de los argentinos, y me pregunto si era necesaria semejante humillación, ¿Había algún motivo para ofender así al pueblo argentino? ¿Que hoy esté sentado en el sillón de Rivadavia un personaje que está procesado por haber presuntament cobrado una megacoima que consiste en la compra del 70% de las acciones de la empresa que fabrica los billetes?”

“Un señor que está acusado de haber malversado su declaración jurada, lo denunció Margarita Stolbizer, un señor que está nuevamente a punto de ser procesado por el juez Bonadío porque truchó los papeles de un auto para cometer entre comillas la picardía de no darle el 50% que le correspondía a su ex esposa cuando se separó”.

“¿Era necesario someternos a los argentinos a una vergüenza tan importante? Hoy lo bautizaría el Día Nacional de la Verguenza ajena. Porque eso es lo que nos produce a los argentinos, yo sé que es circunstancial, que es fugáz, que lo manda la Constitución argentina, pero es tan grave todo lo que ha ocurrido alrededor de Boudou...”.