AFIP secuestró unos u$s 530.000 a pareja de coreanos

Ingresaron en un vuelo privado. Como origen, declararon haber ganado el dinero en la ruleta de un casino de Punta del Este.
Miércoles 16 de julio de 2014
La AFIP, a través de la Aduana, secuestró 530.000 dólares que una pareja de ciudadanos coreanos, con residencia fiscal en argentina, intentó entrar al país en un vuelo privado proveniente de Punta del Este (Uruguay).

Ante la consulta de los agentes aduaneros, el único elemento aportado por los pasajeros respecto del dinero fue una hoja con el logo del Hotel Casino CONRAD de Punta de Este en el que alegaron haber ganado el dinero en la ruleta.

Lo llamativo de la situación es que los ciudadanos coreanos partieron a las 11 de la mañana de nuestro país y volvieron a las 19 del mismo día y que el vuelo lo realizaron en el mismo taxi aéreo y con la misma tripulación.

Cabe destacar que uno de ellos está radicado en la Argentina y se dedica al comercio, mientras que el otro ingresó al país como turista.

La AFIP emitió un Reporte de Operación Sospechosa a la Unidad de Información Financiera (UIF) e inactivó preventivamente la CUIT. Además, inició el proceso administrativo para aplicar la multa prevista en el artículo 977 del Código Aduanero, que prevé una sanción monetaria de 1 a 3 veces del valor secuestrado.

Asimismo, en el marco del Convenio de Cooperación e Intercambio de Información celebrado con la República Oriental del Uruguay, se requirió a la Aduana de ese país información sobre la forma en la que fue declarado el dinero al momento de su salida y la documentación aduanera respectiva.

El dinero quedó secuestrado y la investigación está a cargo de la Aduana.

ACCIONES COMPLEMENTARIAS

Cabe recordar que ayer la AFIP desbarató una banda de jubilados y monotributistas que, a través de una novedosa maniobra, lograron ingresar más de US$ 200.000 desde Chile en más de 46 viajes por mes. AFIP detectó que cada uno de los involucrados en la maniobra llevaba gran cantidad de tarjetas de crédito y débito propias y de terceros. Una vez en Chile, efectuaban compras ficticias en locales comerciales obteniendo a cambio pesos chilenos que luego canjeaban por dólares.