“El sistema actual no incentiva a policías y fiscales a perseguir a los trapitos”

Martín Ocampo, fiscal general de la Ciudad, explicó que debido a “problemas sistémicos” el 95% de la causas terminan archivadas.
Miércoles 16 de julio de 2014

¿Salió la ley en contra de los “trapitos”?
Hay varios proyectos de ley en trámite legislativo. Uno de ellos es el del diputado Cristian Ritondo, que va en el sentido de generar una punibilidad a partir del ejercicio de “cuidacoche”. El otro proyecto, el de la oposición, busca crear un registro de la actividad y los autoriza a funcionar.

¿Qué hacen las autoridades mientras tanto con los trapitos?
Nosotros desde la Fiscalía utilizamos un artículo que pena la actividad, pero su redacción hace ineficiente el accionar de las fuerzas de seguridad y el del poder judicial de la Ciudad. Nos requiere probar el pedido de dinero. Teniendo en cuenta la cantidad de transacciones entre trapitos y conductores que hay en la Ciudad todos los días sería imposible que la policía pueda registrar la situación con cámaras. Es una tarea más que dificultosa y más que onerosa por el tipo de contravención de la que hablamos. El 95 por ciento de la causas terminan siendo archivadas, esto es un problema sistémico. El sistema, como funciona hoy en día, es antieconómico.

¿Qué denuncias se hacen?
Que hay trapitos simplemente.

¿Los trapitos no recaudan para la policía en muchos casos?
Si yo tuviera la pruebas que así lo determinaran ya habría hecho una denuncia. Yo no soy un necio que no ve la realidad, pero creo que hay situaciones que se exageran. El problema es que se va generando un desincentivo a las fuerzas de seguridad y a los fiscales. La falta de versatilidad normativa para combatir esta actividad hace que si llevas a un tipo y después la justicia lo libera se pierda el incentivo para realizar esta tarea.

¿La Fiscalía de la Ciudad intervino en los incidente del otro día en el Obelisco?
No, intervinieron los juzgados federales. Solo intervinimos en las denuncias por daños.