Gaza: Hamas aceptó tregua israelí que duraría cinco horas

Israel lanzó nuevos ataques contra Gaza que mataron a seis niños, entre ellos cuatro primitos que jugaban en una playa, tras lo cual el Ejército israelí aprobó un pedido de la ONU de implementar un alto el fuego limitado para permitir la distribución de ayuda humanitaria.
Miércoles 16 de julio de 2014
El Ejército israelí dijo en un comunicado que detendrá mañana sus bombardeos entre las 10 y las 15, pero advirtió que responderá "firme y decisivamente" a cualquier cohete lanzado desde Gaza durante ese período y advirtió a los residentes de tres barrios de la franja que no regresen a sus casas tras la tregua.

La decisión israelí llegó luego de que el coordinador especial de la ONU para el proceso de paz en Medio Oriente, Robert Serry, pidiera a Israel una "pausa humanitaria unilateral" en su ofensiva, que en nueve días ya dejó al menos 222 palestinos muertos y casi 1.600 heridos, según autoridades de la franja.

Ayer, un cohete disparado desde Gaza mató a un israelí, la primera víctima fatal de esa nacionalidad desde el comienzo de la operación.

Serry hizo su solicitud durante una reunión con la Oficina de Coordinación de Israel para Asuntos Gubernamentales en los Territorios Palestinos, para poder distribuir comida, agua y otros productos de primera necesidad entre los gazatíes, dijo hoy uno de los voceros de la ONU, Farhan Haq.

Ayer, una tregua impulsada por Egipto duró tan solo unas pocas horas. Solamente Israel la respetó en ese lapso, pero no Hamas.

El vocero del movimiento islamista palestino, Zami Abu Zuhri, dijo hoy en un comunicado que respetarán la tregua humanitaria de cinco horas propuesta por la ONU.

El anuncio del alto el fuego israelí llegó horas después de que un bombardeo israelí matara a cuatro chicos de entre 9 y 11 años, todos miembros de una misma familia, cuando jugaban al fútbol en una playa cerca de Ciudad de Gaza, informaron autoridades locales.

Otros 12 chicos y varios adultos resultaron heridos, agregaron las fuentes.

Testigos explicaron que una primera explosión asustó a los niños palestinos que corrieron desesperados. Pocos segundos después, una segunda explosión los alcanzó, según informó el diario israelí Haaretz.

Periodistas extranjeros que se encontraban cerca del lugar en el momento del ataque estimaron que el bombardeo provino de los barcos de guerra de la Marina israelí que desde 2007 asedian las costas de Gaza.

"Estábamos aquí en la playa, pasando la tarde, como hacemos otras veces. Los chicos estaban corriendo y jugando en la orilla cuando el misil cayó", explicó a la agencia de noticias EFE Hatem, uno de los hombres que a aquella hora estaba al borde del mar.

"¿Qué objetivo estratégico hay aquí? Los israelíes dicen que atacan a Hamas. ¿Dónde está Hamas aquí? Sólo mataron civiles, nada más que civiles?", denunció.

El Ejército dijo en un comunicado que resultados preliminares de una investigación sobre el "trágico" hecho apuntan a que el objetivo del ataque era un miembro de Hamas.

Horas después del ataque a la playa, otros cinco palestinos fallecieron en otro bombardeo israelí, esta vez en la ciudad de Khan Younis, en el sur del pequeño, sobrepoblado y empobrecido territorio palestino, informó la agencia de noticias palestina Maan, que citó al Ministerio de Salud de Gaza.

Entre las víctimas se contaban otros dos niños, uno de seis años y otro de cuatro, y una mujer de 70 años.

En total, según cifras del Ministerio de Salud, de las 222 personas que han perdido su vida en los últimos nueve días, 45 eran niños y detalló que un 75% de las víctimas fatales son civiles y casi 1.600 palestinos han resultado heridos.

La primera reacción oficial de Hamas tras el ataque contra el grupo de niños en la playa, pareció demostrar que la estrategia de Israel, la misma que aplicó en Gaza con la invasión de 2009 y la campaña de bombardeos de 2012, no está funcionando.

"Estos crímenes no lograrán quebrar nuestra voluntad. Continuaremos con la confrontación y la resistencia, y prometemos que (Israel) pagará el precio por todos estos crímenes", sentenció ante periodistas el vocero de Hamas, Sami Abu Zuhri.

La jornada había comenzado con una nueva advertencia del Ejército israelí para que miles de familias que viven en el norte de la franja abandonen sus casas antes de inminentes bombardeos.

Según había explicado ayer el primer ministro israelí, Benjamin Netanyahu, el rechazo de Hamas al alto el fuego no dejaba otra opción a Israel que "ampliar e intensificar" la ofensiva.

Hamas y otras milicias palestinas ya lanzaron cerca de un millar de cohetes desde la franja contra el territorio israelí, incluyendo a 107 arrojados hoy, informó el Ejército.

La nueva advertencia de Israel en el norte de la franja y la continuidad de sus bombardeos provocó una nueva ola de desplazados dentro de la ya abarrotada franja y encendió alarmas entre la agencia de la ONU para los refugiados palestinos, la UNRWA.

"En este momento hay 20.000 personas registradas en los albergues que tiene habilitados la UNRWA. Pero son muchas más, ya que por la noche los refugios se abren para acoger a la gente que huye de los bombardeos", explicó a EFE Antonio Menéndez de Zubillaga, coordinador de Protección de Derechos de la UNRWA en la franja.

Una de las principales preocupaciones de la ONU es que los bombardeos israelíes están dañando y hasta destruyendo infraestructura vital para el millón y medio de habitantes que viven en la franja. Según Naciones Unidos, hoy 600.000 personas están peligro de quedarse sin agua potable en medio del verano.