El martes, audiencia con el juez Griesa clave por la deuda

Sábado 19 de julio de 2014
El juez neoyorkino Thomas Griesa encabezará el próximo martes una nueva audiencia clave por el conflicto de la deuda pública en default.

En el encuentro convocado para las 10.30 estarán presentes, además de los abogados de la Argentina y de los fondos buitre, representantes de los bancos intermediarios a través de los que la Argentina paga su deuda a bonistas que accedieron a los canjes de 2005 y 2010.

Griesa llamó a la audiencia en Nueva York para aclarar consultas realizadas por las entidades que tienen que pagarle a los bonistas.

En las últimas semanas, los bancos que tienen los fondos depositados por la Argentina para pagarle a los tenedores de bonos vienen realizando consultas al magistrado sobre la actitud que deben tomar en el pago.

"La Argentina no va a defaultear su deuda. El default es dejar de pagar y sólo lo puede declarar el país que no paga. Pero la Argentina va a seguir cumpliendo con sus obligaciones porque es un país solvente y esta convencido de honrar sus deudas", afirmó la presidenta Cristina Kirchner en las últimas horas.

En la cumbre de los BRICS y la Unasur en Brasilia, la jefa de Estado aclaró que sólo va a "negociar dentro de la ley", por lo que invitó a los denominados fondos buitre a "entrar al canje para pagarles en condiciones justas", al tiempo que marcó como "imprescindible" un "nuevo ordenamiento financiero global".

La Argentina efectuó el depósito correspondiente al último vencimiento antes del 30 de junio para pagarle a los bonistas que entraron al canje, pero el juez Griesa impidió que los acreedores cobren.

Las consultas al juez fueron efectuadas por Euroclear Bank; Clearstream Banking; y Bank of New York Mellon, intermediarios en la operación de pago.

En esta situación, el Gobierno asegura que el pago se efectuó y que los bancos deben acogerse a la ley y realizar el desembolso correspondiente ya que el dinero es de los tenedores de bonos que entraron a los canjes 2005 y 2010.

En su fallo, el juez señaló que hasta que no se le pague a los fondos buitre, los demás bonistas no pueden cobrar, lo que crea una situación conflictiva.

El juez recibió un pedido del Bank of New York Mellon, el agente de pagos que actualmente mantiene un depósito del Gobierno de 539 millones de dólares, a la espera de obtener claridad sobre el destino del dinero.

En la audiencia realizada el 27 de junio, Griesa prohibió a los bancos transferir los fondos depositados por la Argentina a los tenedores de bonos reestructurados y por esa razón el 30 de julio el país ingresaría técnicamente en cesación de pagos, aunque el Gobierno asegura que eso no es posible porque el desembolso se realizó.

Frente a esta situación, el Gobierno viene reclamando una y otra vez que el juez restablezca el "stay", una medida cautelar que impide el embargo de los fondos, respecto de lo cual también podría expedirse el juez en la audiencia del martes.