Nueva reunión entre Gobierno, bancos y fondos buitre

Argentina pide que se reinstaure la medida cautelar (stay) y que se destraben los fondos para pagar a los bonistas que entraron al canje. De no mediar una solución, la situación del país pasará de la actual calificación de mora a un default técnico.
Martes 22 de julio de 2014
El juez de Nueva York, Thomas Griesa, llevará adelante hoy una nueva audiencia en el caso entre Argentina y los fondos buitre, en respuesta a los pedidos de aclaración por parte de instituciones financieras, tras su decisión de congelar el dinero que el país depositó para pagar a los tenedores de bonos que ingresaron a los canjes de 2005 y 2010.

El encuentro será a partir de las 10.30 (11.30 en Argentina) en el piso 26 del edificio de la Corte Distrital de la Gran Manzana, ubicado en la zona sur de la isla, y cuando restan apenas ocho días para el 30 de julio, fecha en que vence el período de gracia para el cobro de los bonos que ya pagó la Argentina el pasado 30 de junio.

De no mediar una solución, la situación de Argentina pasará de la actual calificación de mora a una de incumplimiento o default técnico.

En las últimas semanas, Griesa recibió una serie de "mociones de aclaración" de parte de actores financieros afectados por su orden de paralizar los 539 millones de dólares transferidos por Argentina, mediantes las cuales solicitaban una declaración posterior sobre su accionar, con mayores especificaciones.

Entre las entidades interesadas, se encuentra el Bank of New York Mellon (BoNY), quien reiteró en distintas oportunidades su pedido al magistrado de que clarifique la situación tras la orden de frenar los fondos que continúan congelados y bajo su poder.

Asimismo, la caja de valores belga, Euroclear, la agencia Clearstream Banking y los representantes europeos de bonistas integrados en la agrupación Euro Bondholders, así como el JP Morgan Bank, fueron también convocados a la audiencia luego de haber enviado al juez neoyorquino otras mociones aclaratorias.

De cara a la audiencia de mañana, en la que estarán presentes los abogados que representan al país, el gobierno argentino solicitó al juez Griesa que reponga la medida cautelar (stay) para que los bonistas del canje puedan seguir cobrando.

Además, solicitó una "protección suficiente" contra el riesgo económico y financiero que puede significar la activación de la cláusula RUFO (Right Upon future Offers) para poder alcanzar "una solución justa y equitativa a todos los acreedores".

El gobierno de Argentina formará parte de la audiencia a través de sus abogados del estudio Cleary Gottlieb Steen & Hamilton.

El jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, volvió a reiterar hoy el pedido a la justicia estadounidense de reponer la medida cautelar (stay, en inglés) que permitiría que los tenedores de bonos reestructurados cobren.

De lo contrario, advirtió el funcionario, la situación a desencadenarse podría generar "un pasivo enorme" para la Argentina.

Capitanich aseguró a su vez que "la posición argentina es extremadamente profesional y de buena fe".

En cambio, "los que tienen mala fe son los fondos buitre que pretenden una sentencia que tiene un efecto respecto al resto de los bonistas que adhirieron al canje", señaló.