Reflexiones del Alfredo Leuco

Miércoles 23 de julio de 2014
“Desde el punto de vista ético, desde el punto de vista republicano, ha ocurrido algo realmente muy importante, pasó ayer a las 8 de la mañana, cuando uno de los fiscales más honestos, más corajudos, más eficientes, llamado José María Campagnoli, entró nuevamente al edificio de la fiscalía de Saavedra, fue un hecho político-institucional de real importancia, ¿Sabe por qué? Porque fue un triunfo de aquellos ciudadanos que se movilizaron, algunos en las calles, otros en las redes sociales, en defensa de los valores republicanos, en defensa de la división de poderes, si queremos construir una sociedad mejor, tenemos que defender a aquellos fiscales y jueces que son atacados permanentemente por el gobierno”.

“Como contraparte ha sido la derrota, yo diría de funcionarios y periodistas chupamedias que recibían la línea política, la bajada de línea, de primero la autora intelectual del intento de descabezar desde el punto de vista político a José María Campagnoli, no es otra que Cristina Fernández de Kirchner, pero también de la autora material, de esa avanzada para destituir al fiscal, que es la procuradora Alejandra Gils Carbó”.

“¿Por qué digo esto con tanta elocuencia y ni siquiera lo pongo en potencial? Porque Lázaro Báez, cuando empezó a ser investigado, cuando el fiscal Campagnoli se metió a fondo con la ruta del dinero, de un blanqueo extrañísimo de 55 millones de euros, y cuando empezó a destapar ollas, en la Casa Rosada entraron en pánico, porque no es cualquier persona Lázaro Báez en la matriz corrupta del Estado”.