"Argentina no caerá en default porque pagó", dijo Cristina

La presidenta Cristina Kirchner reiteró que Argentina "pagó en tiempo y forma" a los bonistas de la deuda reestructurada. Y remarcó: “Van a tener que inventar un nombre nuevo” que se refiera a “un deudor que pagó y que alguien bloqueó”.
Miércoles 23 de julio de 2014

Luego de que se suspendiera hasta este jueves el encuentro que iban a mantener en la ciudad de Nueva York los representantes de la Argentina, los fondos buitre y el negociador Daniel Pollack, la presidenta Cristina Kirchner ratificó que "la Argentina no entrará en default porque la Argentina ya pagó".

La mandataria, que encabezó esta tarde un acto en la planta de Yamaha en General Rodríguez, se metió de lleno una vez más en la disputa que el país mantiene con los denominados fondos buitre luego de que la Corte Suprema de Justicia de los Estados Unidos se negara a analizar la apelación de la Argentina al fallo adverso del juez Thomas Griesa.

"Me siento muy orgullosa de ser la Presidenta que firmó un acuerdo de integración estratégica con el que probablemente será dentro de muy poco la primera potencia económica del mundo, para entre todos poder superar este difícil momento global" dijo en relación al acercamiento alcanzado el fin de semana pasado con la República Popular de China y advirtió que también se siente fuerte al tener que "hacer frente a los ataques de los buitres tanto internos como externos".

"La Argentina no va a entrar en default por una razón elemental, tan sencilla que no debería hacer falta explicarla, porque en default entran los que no pagan y la Argentina ya pagó" aseguró la mandataria por lo que reclamó entonces que "van a tener que inventar un nombre nuevo, no sé cuál será, porque las calificadoras, los bancos de inversión, los gurúes siempre encuentran algún término con el cual disfrazar lo que realmente pasa. Un deudor pagó y alguien bloqueó ese pago y no deja que el dinero llegue a esos terceros que son los tenedores de los bonos de los canjes de 2005 y 2010".

Y advirtió: "Esta Presidenta no va a firmar nada que comprometa a las futuras generaciones tal como lo hicieron otros y después tuvimos que venir nosotros a hacernos cargo".

Explicó además que cada uno de los bonistas que entraron a los canjes de 2005 y 2010, que obtuvieron una adhesión del 92,4%, "tiene a su favor la cláusula RUFO, que es una cláusula de incentivo, para que entre la mayor cantidad" al canje "y si uno viola esa cláusula, se cae todo lo acordado, se caen las quitas y todos te exigen los punitorios, los plazos y todo lo que vencía en 2033 hay que pagarlo ahora, por eso su violación es imposible, estaríamos tirando abajo los 190 mil millones de dólares que ya llevamos pagados de deuda, deuda que pagamos además sin pedir prestado ni un solo centavo".

Y disparó: "No van a hacerme firmar cualquier cosa amenazándome que se viene el mundo abajo".

"Dicen que no vamos a tener acceso al financiamiento externo, yo pregunto ¿Desde 2003 a la fecha cuándo tuvimos acceso al financiamiento internacional? ¿Saben cuando lo teníamos? en la década del '90" recordó y siguió: "con el megacanje y el blindaje dijeron que nos iban a llover dólares y lo único que nos llovieron fueron piedras, sapos y culebras".

"Pido a los argentinos mucha unidad, no nos podemos dejar arrebatar el presente y mucho menos el futuro" reclamó la mandataria quien advirtió además que el diálogo con los fondos buitre va a seguir. "Vamos a seguir hablando y yendo cuantas veces sean necesarias adonde debamos ir, pero con nuestras razones, que no son un capricho" afirmó y advirtió que el presidente de una gran potencia mundial le confió en las últimas semanas que "en verdad lo que quieren es hacer caer la reestructuración para volver a esa Argentina que cuando no tenía dinero pagaba con recursos naturales. Está tan claro lo que se pretende".

"Vamos a seguir honrando la deuda con el 100% de nuestros acreedores en forma equitativa, legal y sustentable para poder seguir adelante seguir adelante con esta Argentina de progreso y crecimiento" concluyó Cristina.