Parte de la comunidad judía se manifestó a favor de la ofensiva israelí

Miembros de la comunidad judía en la Argentina se congregaron para manifestar su apoyo a Israel y a la ofensiva que lanzó contra la Franja de Gaza hace poco más de dos semanas, por la que ya murieron casi 700 palestinos, en su mayoría civiles, entre ellos 166 niños.
Miércoles 23 de julio de 2014
La convocatoria de la Organización Sionista Argentina (OSA) bajo el lema "No al terrorismo" reunió esta tarde a unas 200 personas frente al edificio de la Asociación Mutual Israelita Argentina (AMIA), que hace 20 años fue blanco de un ataque en el que murieron 85 personas.

El presidente de la OSA, Victor Chama, leyó el documento firmado por la Delegación de Asociaciones Israelitas Argentinas (DAIA) y otras organizaciones y entidades judías en el que expresan su "solidaridad con el Estado de Israel frente a la permanente agresión de la organización terrorista Hamas".

"Hamas planteó una guerra no convencionl, con armas sofisticadas, pero lo peor es que utiliza a niños como escudos", afirmó Chama y aseguró que la organización islamista que gobierna el territorio palestino desde 2007, año en el que Israel le impuso un bloqueo, "quiere ganar una guerra mediática".

El dirigente sionista justificó así "el legítimo derecho de defensa del Estado de Israel" y destacó además que "la comunidad judía necesita expresar su apoyo contra el terrorismo".

Además, cuestionó el papel de los medios de comunicación en la cobertura del sangriento conflicto.

"Hablan de desproporción de fuerzas. Pero son responsables por callar cuando Israel es atacado y los denostan cuando éste se defiende", agregó Chama, desde el improvisado atril montado sobre la calle Pasteur al 600, en el barrio porteño de Once.

La comunidad judía manifestó así su apoyo al Estado hebreo, una semana después de que integrantes de la comunidad palestina en la Argentina y organizaciones sociales y políticas realizaron una manifestación frente a la Embajada de Israel en Buenos Aires, en la que repudiaron la ofensiva militar en Gaza y denunciaron "la criminal agresión que conlleva a la muerte de víctimas inocentes".

Dede el 8 de julio pasado, cuando Israel lanzó la ofensiva sobre el territorio palestino -la tercera desde 2007- fallecieron al menos 701 palestinos, en su mayoría civiles, 35 israelíes, en su mayoría soldados, y más de 4.300 personas resultaron heridas en la Franja de Gaza, de dónde ya huyeron unas 100.000.

Mientras, la diplomacia fracasa en su intento por imponer la iniciativa de Egipto -histórico mediador en el conflicto entre israelíes y palestinos- por un alto el fuego, que fue aceptado por Israel pero rechazado por Hamas.

El movimiento islamista no acepta una tregua a menos que se levante el bloqueo israelí sobre la Franja de Gaza.

Las autoridades israelíes justifican el bloqueo que mantienen sobre Gaza como una respuesta a los ataques con cohetes de efectos indiscriminados que palestinos armados lanzan desde allí contra el sur de Israel.

Pero el bloqueo, considerado por la ONU ilegal desde el punto de vista del Derecho Internacional, no afecta específicamente a los grupos armados, sino que castiga a los 1,5 millones de palestinos que viven en Gaza, al restringir la entrada de alimentos, medicamentos, material educativo y materiales de construcción.

Sus efectos los sienten en particular los más vulnerables -niños, ancianos y enfermos- aunque sofoca prácticamente todos los aspectos de la vida de los habitantes de la Franja de Gaza, sometidos al aislamiento y el sufrimiento.