Varios futbolistas ya fueron víctimas de la inseguridad

Martes 29 de julio de 2014
Durante los últimos años varios jugadores de fútbol de la primera división fueron víctimas de la inseguridad. Leonardo Astrada, Juan Román Riquelme y los hermanos Diego y Gabriel Milito, fueron algunos de los que sufrieron el secuestro de algún familiar.

El ídolo de River, Leonardo Astrada, tuvo a su padre en cautiverio durante 27 días luego de que fuera interceptado en junio de 2003 cuando viajaba en auto por Boulogne. Rubén Oscar Astrada, de 61 años, finalmente fue liberado sin que se pagara el rescate.

Una situación similar vivió Juan Román Riquelme cuando su hermano de 17 años fue secuestrado en abril de 2002. En esa oportunidad, el crack xeneize pagó 160 mil dólares por el rescate y logró la liberación tras 17 horas de incertidumbre. Unas 34 personas fueron detenidas algunos días después.

También en 2002, Jorge Milito, padre de Diego y Gabriel fue capturado en la localidad bonaerense de Bernal. Sus hijos pagaron un rescate de 100 mil pesos para volverlo a ver sano y salvo, a pesar de que los delincuentes habían pedido inicialmente 500 mil dólares.

El hermano de Erik Lamela también cayó secuestrado y el hecho habría sido “al voleo”. Luego de hablar con el padre del jugador de River, aceptaron liberarlo por 5 mil pesos.