Fue por una cirugía estética y hace 12 días que está en terapia intensiva

Los familiares de la mujer iniciaron acciones legales para que se investigue si existió mala praxis en la atención médica que recibió durante la cirugía y después de que sufriera la descompensación cardíaca.
Martes 29 de julio de 2014
Una mujer de 45 años permanece internada hace 12 días en terapia intensiva en una clínica de Rosario tras sufrir un paro cardiorrespiratorio cuando se sometía a una cirugía estética, por lo que ahora se investiga si existió una mala praxis.

La mujer se internó el miércoles 16 de julio en el Centro de
Cirugía Plástica y Estética, ubicado en bulevar Oroño 1398 para
realizarse la operación de recambio de implantes mamarios.

Sin embargo, durante la intervención, la paciente sufrió un paro cardiorrespiratorio que la mantiene en coma y con pronóstico reservado desde ese momento.

Según da cuenta el matutino local La Capital, a la mujer -cuya identidad no trascendió- le habían dicho que la operación no iba a durar más de dos horas y que las complicaciones iban a ser mínimas.

La paciente no tenía temor al procedimiento ya que conocía bastante el tema ya que trabaja en una empresa de venta de elementos para cirugía médica y contaba con que al frente de la intervención iba a estar el titular de la clínica, Guillermo Di Biasio, según había comentado a varios de sus allegados.

Sin embargo, el panorama se complicó cuando la mujer sufrió un paro cardiorrespiratorio durante la intervención y, si bien los médicos lograron reanimarla, fue necesario trasladarla por la gravedad del cuadro.

Ese mismo día, una ambulancia la trasladó al Sanatorio Parque, donde permanece internada en terapia intensiva y, según voceros médicos llegó en "estado de coma, entubada y con asistencia respiratoria mecánica".

De acuerdo con el último parte médico, la paciente presentó "alguna evolución favorable", aunque sigue con "pronóstico reservado" ya que continuaba en "coma vigil", como se define el estado de un paciente que se encuentra despierto, abre los ojos, pero es incapaz de producir respuestas motoras (de ojos o miembros) frente a distintos estímulos.

Tras esta situación, los familiares de la mujer iniciaron acciones legales para que se investigue si existió mala praxis en la atención médica que recibió durante la cirugía y después de que sufriera la descompensación cardíaca.