Tregua entre Israel y Hamas finaliza en dos horas

Se había acordado un alto el fuego de 72 horas en la Franja de Gaza. Pero la violencia siguió a pocas horas de dicho anuncio.
Viernes 1 de agosto de 2014
La masiva acción militar de Israel en la zona de Rafah (sur de la Franja) es la respuesta al ataque de un comando palestino contra sus tropas pero sobre todo, como ahora anuncia oficialmente el Ejército "por el temor de que un soldado ha sido secuestrado. Se hace el máximo esfuerzo para encontrarle". De confirmarse la captura del soldado, no sólo se trata del fin del frágil alto el fuego sino un punto de inflexión en la escalada.

"A las 9.30 se produjo un ataque contras las fuerzas del ejército que operaban para neutralizar túneles. Las indicaciones iniciales sugieren que un soldado israelí ha sido secuestrado por terroristas", afirma el Ejército en un comunicado sobre un escenario que Hamas persgiue desde el inicio de la ofensiva.

"Hamas y el resto de grupos terroristas han vuelto a violar una vez más la tregua a la que se habían comprometido", afirman fuentes del Gobierno israelí dando por terminado el alto el fuego humanitario de 72 horas declarado anoche por EE.UU y la ONU. Mientras Israel acusa a milicianos palestinos de atacar las tropas israelíes cerca de un túne en Rafah (sur de la Franja) e intentar secuestrar a uno de ellos poco después de entrar en vigor la tregua, Hamas denuncia que Israel violó el acuerdo con el fuego masivo de artillería en esa zona.

Según el ministerio de Salud de Gaza, al menos 50 palestinos han muerto en ataques israelíes y combates en el sur y otras zonas de la Franja. Al mismo tiempo, las milicias han disparado más de 20 proyectiles contra Israel. "El enemigo no ha cumplido con su parte y por eso tenemos derecho a responder", denuncia el dirigente de Hamas, Musa Abu Marzuk.

Fuentes palestinas afirman que el "ejército ha anunciado al enviado de la ONU, Robert Serry, que debido al ataque de Hamas en Rafah, se acabó la tregua". Otro indicio de pesimismo es que Egipto no tiene previsto ahora recibir a las delegaciones de ambas partes.

Tras 25 días violentos, el ejército israelí y Hamas habían iniciado esta mañana un alto el fuego humanitario de 72 horas como una frágil ventana para negociar un acuerdo de tregua más duradera. Tan frágil ha sido que ya ha saltado por los aires.

La tregua iba a ser una nueva ventana de respiro para los habitantes de Israel y de rescate humanitario para los gazatíes que debía ser aprovechada para entablar negociaciones sobre la apertura de los pasos fronterizos de Gaza y los mecanismos de seguridad en la frontera que este paupérrimo territorio palestino tiene con Israel y Egipto.

El Cairo -eterno mediador que en esta crisis no ha ocultado su rabia ante Hamas- había invitado hoy a las partes a conversaciones indirectas a múltiples bandas en El Cairo para evitar que las 72 horas de alto el fuego den paso a la reanudación del intenso fuego.

El examen se centraba en la reacción del brazo armado de Hamas y otras milicias a la presencia de los soldados israelíes que, según el acuerdo y las declaraciones desde Washington, siguen operando en la zona palestina fronteriza para destruir los túneles que penetran en Israel. En los últimos días, Hamas había rechazado un alto el fuego humanitario si las tropas israelíes no se retiraban. La misión contra los más de 30 "túneles de ataque" hallados podría finalizar este fin semana.

El Ejército israelí había recibido órdenes de cesar completamente los ataques aéreos y actuar sólo en casos de defensa. Es decir, si hay ataques contra las tropas en los túneles o si algún comando lanza proyectiles contra el sur de Israel.

Como en las anteriores dos grandes confrontaciones entre Israel y Hamas en Gaza desde finales del 2008, los ataques no cesaban minutos antes de entrar en vigor el alto el fuego. Mientras fuentes palestinas indican 15 muertos en los ataques aéreos de esta madrugada, Israel ha anunciado esta mañana la muerte de cinco soldados como resultado de un proyectil de mortero palestino disparado contra la zona de Eshkol, cerca de la frontera.