Confirman default y autorizan a pagar u$s 1000 millones

Viernes 1 de agosto de 2014

La Asociación Internacional de Swaps y Derivados, la entidad encargada de regular el mercado de los contratos privados, declaró hoy a la Argentina en "default" y la definición podría disparar el pago de multimillonarios seguros.

El Comité de Determinación para América de la ISDA (por sus siglas en inglés) declaró efectivamente a la Argentina en cesación de pagos, poniendo en marcha un proceso que podría desencadenar pagos por valor de hasta 1.000 millones.

La entidad con sede en los Estados Unidos decidió después de detectar un "impago" del vencimiento de bonos (Discount) por parte de la Argentina el pasado 30 de julio, ante el bloqueo judicial de los fondos depositados por el país en el Banco de Nueva York (BoNY).

La Argentina depositó en el BoNY unos 539 millones de dólares destinados al pago de los títulos que poseen los bonistas que aceptaron reestructurar la deuda en 2005 y 2010, pero el juez federal neoyorquino Thomas Griesa bloqueó el dinero hasta que el país solucione la disputa con los fondos buitre.

Los fondos buitre LMN Capital y Aurelius le ganaron un juicio a la Argentina en los tribunales de Griesa por títulos defaulteados en 2002 y exigen el pago de unos 1.600 millones de dólares (por capital e intereses) sin ceder a quita alguna.

Ahora, la International Swaps and Derivatives Association Inc. (ISDA) anunció en su página web que su Comité de Determinación para Américas resolvió que "se produjo la falta de pago de un evento de crédito de la República Argentina".

"El Comité también decidió recurrir a una subasta en el caso de operaciones de CDS en circulación. ISDA publicará más información sobre la subasta en su sitio web, www.isda.org/crédito, en el momento oportuno", comunicó el organismo.

La ISDA es una organización profesional que agrupa a los mayores actores del mercado de derivados del mundo y su tarea principal es la de establecer un marco de referencia mediante contratos estándar.

La compañía UBS había ingresado el jueves, apenas unas horas después de que se confirmara que la Argentina y los fondos buitre no lograron alcanzar un acuerdo, un pedido a la ISDA para que se disparen los 2.652 seguros contra el default firmados por un monto superior a los 1.000 millones de dólares.

El pago de los seguros no tendrá impacto sobre la Argentina, pero que la ISDA haya declarado el default podría llevar a decenas de acreedores a pedir que se ponga en práctica la cláusula de "aceleración" de la deuda reestructurada.