Obama: "Torturamos gente" tras el 11-S

El presidente de EE.UU. reconoció que el gobierno norteamericano torturó a detenidos tras los atentados del 11 de septiembre de 2001, una polémica declaración que confirma estas prácticas ilegales que fueron ejecutadas durante la anterior Administración republicana.
Viernes 1 de agosto de 2014

El presidente Barack Obama reconoció que Estados Unidos torturó a detenidos tras los atentados del 11 de septiembre de 2001, una polémica declaración que confirma estas prácticas ilegales que fueron ejecutadas durante la anterior Administración republicana.

"Torturamos a gente", afirmó Obama en la sala de prensa de la Casa Blanca al referirse al informe del Senado nortemaericano en el que se investiga el uso de controvertidos procesos de interrogatorio a detenidos, incluida la asfixia simulada, entre 2001 y 2009 por parte de la CIA.

Si bien ya se sabí­a de los abusos de la CIA en la era del presidente George W. Bush y no es la primera vez que Obama reconoce que los servicios de inteligencia se propasaron y torturaron a detenidos, hasta ahora el mandatario demócrata nunca habí­a hablado sobre el tema de de manera tan clara.

"Cruzamos la línea , hicimos cosas que van contra nuestros valores", agregó el mandatario, aunque señaló que hay que entender estas acciones en el contexto de los letales atentados del 11-S.

Según Obama, no hay que ser "ingenuos de manera retrospectiva sobre el trabajo" de los agentes de los servicios de inteligencia en esos momentos difí­ciles, tras el derribo de las Torres Gemelas en Nueva York, el atentado contra el Pentágono en Washington y el avión derribado en Pensilvania.

"Estaban trabajando bajo una enorme presión y son patriotas de verdad", indicó Obama ante los periodistas en una comparecencia que no estaba prevista en su agenda presidencial, informó la agencia de noticias EFE.

Asimismo, precisó que "esto tiene que ser entendido y aceptado y como país debemos tomar responsabilidad por ello para que no lo volvamos a hacer en el futuro".

La polémica sobre el informe del Comité de Inteligencia del Senado resurgió esta semana después de que el director actual de la CIA, John Brennan, pidió disculpas a los congresistas al admitir
que funcionarios de la agencia habí­an espiado las computadoras que pertenecientes a empleados del citado comité durante la investigación.