Oposición se fue del Senado: desacuerdo con Amado Boudou

Los bloques de la UCR, el PRO, FAP-UNEN y el Peronismo Federal se retiraron en el momento en que el oficialista Pablo González comenzaba a brindar un discurso para retrucarle a la oposición su argumentos contra el vicepresidente.
Miércoles 6 de agosto de 2014

Los senadores de la oposición se retiraron hoy de la sesión en la Cámara alta a modo de protesta contra la presencia del vicepresidente Amado Boudou en el recinto, tras criticarlo con duros términos y exigirle que "dé un paso al costado".

Para dar inicio a la sesión convocada con el fin de escuchar el informe de gestión del jefe de Gabinete, Jorge Capitanich, el oficialismo debió reunir el quórum en soledad, dado que la oposición se negó a bajar tras conocer que Boudou finalmente presidiría el debate.

Hasta esta mañana, se suponía que la sesión sería encabezada por el presidente provisional del Senado, el santiagueño Gerardo Zamora, a raíz del viaje de Boudou a Colombia para participar de la asunción del presidente Juan Manuel Santos, aunque con el aval de la Casa Rosada el Vicepresidente resolvió demorar su partida para enfrentar la situación en el recinto.

Una vez que el bloque que preside Miguel Ángel Pichetto logró el quórum, los opositores se sentaron en sus bancas y el primero en tomar la palabra fue el jefe radical, Gerardo Morales, quien anunció la presentación de un proyecto para suspender a Boudou en su funciones como titular del Senado mientras dure su procesamiento en la causa Ciccone.

El senador le espetó que "su situación afecta el funcionamiento no sólo del Senado de la Nación, sino cuando nos representa en el exterior, porque no sólo representa al Frente para la Victoria, representa a la Argentina".

Y agregó: "Mientras usted está procesado, anda de joda con la Mancha de Rolando. Nos da vergüenza esta situación y yo no sé qué le pasa a usted, pero está visto que no siente ninguna vergüenza".

Por su parte, el jefe del interbloque FAP-UNEN, Rubén Giustiniani, le pidió a Boudou "un gesto, un paso al costado, hasta tanto el juez (Ariel) Lijo determine su culpabilidad o su inocencia".

Giustiniani afirmó que "su presencia obstruye el normal funcionamiento de la Justicia" y puso como ejemplo la renuncia del procurador general Esteban Righi cuando Boudou lo cuestionó, en los días en que el caso Ciccone empezaba a salir a la luz.

"Hemos hecho un enorme esfuerzo los senadores en el siglo XXI para tratar de superar una crisis que ya fue juzgada por la Justicia y que desprestigiaba a este Senado. No permitamos que esta institución sea nuevamente desprestigiada", agregó el jefe del bloque del Peronismo Federal, Adolfo Rodriguez Saá.

A su turno, la jefa del bloque del PRO, Gabriela Michetti, sostuvo que la presencia de Boudou genera "incomodidad" y explicó: "Hay muchos ciudadanos que hoy no creen en usted como Vicepresidente de la Nación, tienen sospechas, desconfianza, y nosotros no podemos hacer como que no pasa nada".

Tras las críticas, la oposición comenzó a retirarse del recinto, justo cuando el oficialista Pablo González tomaba la posta para defender a Boudou y les gritó: "Cuando llegan situaciones que no les gustan se van. Estamos acostumbrados a que se vayan, como en 2001 se fueron en helicóptero".

También salió en defensa de Boudou el neuquino Marcelo Fuentes, quien habló de una "campaña mediática amparada por sectores del Poder Judicial", en contra del Vicepresidente.

"Si es culpable de algún crimen, es el de formar parte de este Gobierno. Fundamentalmente usted es culpable por la lucha por la renta extraordinaria de la tierra, por la lucha de la renta financiera de las AFJP y por la lucha de la Ley de Medios", agregó Fuentes.

El senador sanjuanino Ruperto Godoy subrayó por su parte que "este bloque defiende homogéneamente a Boudou" y advirtió: "No crean que está dividido".

Por último tomó la palabra Pichetto, quien nuevamente ensayó una defensa menos efusiva que la de otros miembros de su bloque y aseguró que la bancada del Frente para la Victoria "tenía la postura de votar contra el proyecto" anunciado por Morales.

"Lamento profundamente que en momentos en que la Presidenta libra una batalla importante por hacer valer la reestructuración exitosa de la deuda, se haya retirado la oposición. Creíamos que el Senado iba a dar el debate sobre ese tema", cerró Pichetto.

La decisión de los bloques opositores de retirarse del recinto se tomó luego de la reunión de Labor Parlamentaria que se desarrolló por la mañana, para ordenar el tiempo de las preguntas que se le realizarían al jefe de Gabinete.

Senadores que participaron de la reunión indicaron a NA que allí Pichetto les informó que Boudou presidiría la sesión, lo que tomó por sorpresa a los senadores que contaban con que el Vicepresidente se ausentara con motivo de su viaje a Colombia para asistir a la asunción del reelecto presidente Santos.

Además, el jefe del bloque oficialista les informó que se abandonaría la metodología de pregunta-respuesta durante el informe de Capitanich, para volver al procedimiento clásico, en el que el funcionario expone, luego cada bloque realiza sus preguntas y después se responden.

En el bloque radical creen que estos dos anuncios durante la reunión de Labor Parlamentaria tuvieron la intención de "provocar" el retiro de la oposición, que finalmente ocurrió, como se venía anunciando desde que Boudou fue procesado.