Ginóbili: “En un 98% no juego más en la Selección”

El escolta de la Generación Dorada se mostró dolido por perderse el Mundial de España. Sin embargo, dejó una puerta abierta: “Me cuesta y va a costarme siempre retirarme de este equipo”.
Sábado 9 de agosto de 2014
Una semana después de que su equipo San Antonio Spurs le negó la autorización para intentar participar en el Mundial de España, el alero bahiense Emanuel Ginóbili admitió que "en un 98 por ciento" no volverá a jugar en la Selección argentina.

"Si hubiese jugado este torneo habría sido el último, seguro. Hoy por hoy te digo que es casi seguro, 98 por ciento, que no voy a jugar más. Me cuesta y va a costarme siempre retirarme de este equipo. Sé que las chances son ínfimas hoy por hoy y si tuviera que decirlo ahora diría que sí, que fue mi última oportunidad y se pasó", afirmó Ginóbili.

De todos modos, indicó: "También jugué en Londres pensando que era la última vez. Podía haber algo más, pero jugué pensando que era la última vez. Mentalmente, me retiraba en 2012. Así que por eso me costó tanto la decisión de este año, y jugar a los 37 es duro, y tras una temporada que llegó hasta fin de junio... Así que por eso dolió un poquito menos, en ese aspecto".

Con 37 años, el cuádruple campeón de la NBA hace varias temporadas que viene coqueteando con el retiro, pero después de cómo se sintió el año pasado, decidió extender su contrato por un campeonato más.

"No queda tanto, lamentablemente. Veremos cuánto queda. No me gusta decir cuándo se termina. Sé que esta temporada voy a jugar. Si me siento como este año, seguiré, seguro; si me siento como el anterior, no sé. La salud y la cabeza son fundamentales, más allá de lo cronológico. Deportivamente, estoy en una situación perfecta: estoy en un equipo en el que me cuidan muchísimo, en el que tengo mi papel, no me sobreexigen, tengo ascendencia con mis compañeros y reconocimiento, no necesito estar todos los días dando lección... Y si me siento como en la temporada pasada, seguramente voy a seguir", contó.

Mientras comparte los últimos días de concentración con sus compañeros antes de regresar a Estados Unidos, Ginóbili habló sobre la situación que le tocó vivir por la fractura por estrés en la base de la tibia derecha.

"Si llegaba al punto de buscar un mediador (de la FIBA) se podía resentir la relación. Porque básicamente estaría no acatando órdenes de mi equipo. Pero estaba dispuesto a hacerlo si me sentía bien y en condiciones de jugar. Cuando llegó el momento, empecé a jugar, a hacer impactos y el dolor se mantenía", explicó.

Además, señaló: "Yo me conozco, es la tercera vez que me pasa esto, sé que una vez que arranca no para. No es que paro un día y ya estoy. El hueso tiene que soldar. No había soldado o algo sigue mal".

"En la primera práctica que sentí dolor me di cuenta de que no hay vuelta atrás. No digo que no valía la pena. Pero ¿para qué voy a llamar un mediador si tenía todas las de perder?. Para pelearla, tenía que sentirme bien y hacer que valiera la pena. Si llegaba jodido era un quilombo al pedo y no iba a jugar como yo necesitaba. Para estar presente y decir 'estoy' y nada más, no era lo que yo quería. Si juego un Mundial tengo que estar bien, sumar para el equipo y sentirme bien. Cuando sentí la molestia me di cuenta de que no tenía vuelta atrás", explicó.

Además, opinó sobre cómo ve a la Selección conducida por Julio Lamas, después de su baja, más las ausencias confirmadas de Carlos Delfino y Juan Gutiérrez.

"Lo bueno es que no es un cambio radical en el sentido de que hay diez jugadores nuevos. El hecho de tener a Pablo (Prigioni), Chapu (Nocioni), Leo (Gutiérrez), Luifa (Scola), el mismo Walter (Hermmann) que ya había estado, hace que los chicos se puedan sumar a un grupo aceptable para que los nuevos se sumen con los veteranos", indicó.