Obama aseguró que los ataques en Irak continuarán lo que sea necesario

El presidente de Estados Unidos aseguró que los ataques estadounidenses en el norte de Irak continuarán mientras sea necesario, al tiempo que las fuerzas kurdas lanzaron una ofensiva para recuperar esos territorios ocupados por el Estado Islámico (EI).
Sábado 9 de agosto de 2014
El presidente de Estados Unidos, Barack Obama, aseguró que los ataques estadounidenses en el norte de Irak continuarán mientras sea necesario, al tiempo que las fuerzas kurdas lanzaron una ofensiva para recuperar esos territorios ocupados por el Estado Islámico (EI).

"Tenemos personas que viven en Estados Unidos sirviendo en Irak, incluyendo nuestra embajada en Bagdad, y haremos lo que sea necesario para proteger a nuestro pueblo", dijo el presidente en su mensaje semanal de los sábados.

Obama indicó que los ataques aéreos, además de tratar de proteger a los ciudadanos estadounidenses que se encuentran en Irak, también pretenden "ayudar a las fuerzas iraquíes a romper el asedio y rescatar" a las familias kurdas que están sufriendo las amenazas de EI.

Asimismo, reiteró que "no va a permitir" que Estados Unidos entre en otra guerra, pero insistió en que su gobierno no puede "mirar hacia otro lado" mientras "un sinnúmero de personas inocentes se enfrentan a una masacre".

Estados Unidos inició ayer sus ataques a posiciones del EI con dos rondas de bombardeos y dejó abierta la posibilidad de ataques adicionales para proteger al país de la "amenaza" yihadista.

El ataque marca la reanudación de la intervención militar de Estados Unidos en Irak luego de que Obama ordenara el fin de la misión de combate y de que las tropas norteamericanas abandonaran el país árabe, a fines de 2011, después de ocho años de una guerra que comenzó con la invasión de 2003 para derrocar a Saddam Hussein.

Mientras, el general kurdo Abdelrahman Kurini, informó que hay fuertes enfrentamientos para recuperar las regiones que rodean Mosul y que fueron ocupadas por el EI después de que los kurdos se retirasen de ellas hace dos días.

A lo largo de la mañana, las fuerzas kurdas lanzaron varios ataques contra diferentes bastiones yihadistas, hecho que -según el general- provocó decenas de víctimas.

En los enfrentamientos que tuvieron lugar en la aldea de Simhala, cerca de la carretera que lleva a la presa de Mosul (tomada ayer por los insurgentes), las fuerzas kurdas mataron a veinte combatientes del EI y causaron heridas a un gran número de ellos, explicó Kurini.

Además, los `peshmergas` (combatientes kurdos) quemaron dos vehículos militares en los fuertes enfrentamientos de esta madrugada, que duraron más de cuatro horas, y en los que murieron dos soldados kurdos y otros nueve resultaron heridos.

También se están librando violentos combates entre los "peshmergas" y los yihadistas desde anoche junto al paso de Jazar, la entrada al Kurdistán iraquí, y en Al Quair, en la localidad de Majmur, para recuperarlas de las manos del EI.

Por otro lado, el canciller iraquí, el kurdo Hoshiyar Zebari, consideró que los bombardeos de aviones estadounidenses sobre posiciones del EI fueron "altamente efectivos".

En rueda de prensa Zebari destacó que desde que ayer comenzaron los ataques aéreos de Estados Unidos cerca de Erbil, la capital del Kurdistán, "la atmósfera ha cambiado completamente" y los `peshmergas` pasaron a la ofensiva.

Agregó que los bombardeos tienen el objetivo de reducir las capacidades de los terroristas y de alcanzar logros estratégicos.

El ministro de Exteriores reconoció que hasta ahora el gobierno de Bagdad no había accedido a colaborar militarmente con los `peshmergas`, pero que a partir de este momento "está claro que ambos luchan juntos contra un enemigo común".

Además, Zebari agradeció el llamamiento del Consejo de Seguridad de la ONU a una acción internacional urgente y pidió que no se subestime al Estado Islámico (EI), un grupo más peligroso que otras organizaciones terroristas.

El EI controla Mosul, la segunda ciudad de Irak, desde el 10 de junio y lucha en el norte del país para ampliar su Califato, lo que ha desencadenado una crisis humanitaria denunciada por la ONU.

El Califato es el sistema de gobierno establecido en el Islam, que representa la unidad de la umma (comunidad) musulmana en torno al líder, y en el que el califa se erige como un representante -tanto del pueblo como del Islam- que debe gobernar de acuerdo a la sharia (ley religiosa).