Papa preocupado por la violencia en Irak y Gaza

Domingo 10 de agosto de 2014
El papa Francisco mostró hoy su preocupación por los "crímenes" cometidos por yihadistas del Estado Islámico (EI) contra la población de Irak, por la escalada de violencia entre la Franja de Gaza e Israel y por el brote del virus del ébola en África.

Así lo expresó durante el mensaje que sucede al tradicional rezo del Ángelus dominical, pronunciado por el obispo de Roma desde la ventana del Apartamento Potificio.

En primer lugar, el papa se refirió a la situación en el norte de Irak, donde los milicianos de EI están hostigando y asesinando a minorías religiosas, entre ellos muchos cristianos, que se ven obligados a abandonar sus hogares y a desplazarse hacia otras zonas.

"Miles de personas, entre ellas muchos cristianos, expulsados de sus casas de manera brutal. Niños muertos de sed y de hambre durante su éxodo. Mujeres secuestradas, personas masacradas. Violencia de todo tipo. Destrucción en todos los lugares, de casas, patrimonio religioso, histórico y cultural", lamentó en tono serio.

Francisco aseguró que dicha situación "ofende gravemente a Dios y a la Humanidad" porque "no se lleva el odio en nombre de Dios".

El pontífice agradeció además a quienes "con coraje" ayudan a los perjudicados por esta oleada de violencia en el norte de Irak y animó a la comunidad internacional y local a "encontrar una solución política eficaz" que ponga fin a estos crímenes y restablezca la paz.

En este sentido, recordó el nombramiento del prefecto de la Congregación para la Evangelización de los Pueblos, el cardenal Fernando Filoni, que viajará mañana a Irak para expresar su cercanía y solidaridad a las damnificados por los crímenes de EI.

Además se refirió a la situación que se vive en la Franja de Gaza, donde "también están muriendo niños", y aseguró que romper las treguas y "retomar la guerra no hace más que empeorar las relaciones entre Israel y Palestina. Recemos juntos", insistió.

Por último recordó a las víctimas de la epidemia del virus del ébola y agradeció a "todos aquellos que se esfuerzan en detenerlo".