Blumberg: “A los delincuentes ya no les importa nada”

El padre del joven secuestrado y asesinado en 2004 debatió sobre la inseguridad junto a Eduardo Serenellini en Canal 26.
Domingo 10 de agosto de 2014
¿Cómo está la situación en materia de seguridad?
Estamos viviendo una situación muy grave donde si nos remitimos a estadísticas del 2012 al 2013 pasamos del 685 mil hechos delictivos a 723 mil hechos. Aumentaron los robos con armas un 21 por ciento. La cantidad de asesinatos también subió un 8 por ciento. Uno ve que es muy grave, que no podemos cuidar a la gente mayor.

La sociedad percibe que las personas a cargo no nos cuidan...
Si, además no tenemos estadísticas nacionales desde el 2008. ¿Cómo se va a solucionar si no se tienen los datos sobre la mesa? En Rosario tenemos más de 150 muertos en hechos relacionados con el narcotráfico y, por otro lado, el Gobierno impulsa la despenalización de la droga para uso personal. No podemos permitir que la gente se enferme para después tratar de curarlos.

¿Qué es lo que se busca con la legalización?
Yo creo que esto es un programa mucho más grave de lo que uno piensa, vinculado con la reforma del Código Penal que se quiere hacer, impulsada por el juez Zaffaroni, donde se baja la pena a quienes comercializan la droga y a los sicarios. Por otro lado, esto es un negocio. No me cabe la menor duda que hay gente dentro del Gobierno implicada con la venta de drogas

También el caldo de cultivo de la delincuencia es la gran cantidad de jóvenes que no estudian ni trabajan...
Es muy grave, son cientos de miles. Creo que se debe hacer algo con esos jóvenes, por ejemplo habilitar los cuarteles y transformarlos en talleres de oficios; que tengan que asistir allí uno o dos años para aprender un oficio. Muchos de los hechos delictivos hoy en día están relacionados con la droga. Tenemos que actuar con los jóvenes para que trabajen, estudien y progresen.

Es preocupante la cantidad de ataques a jubilados...
Uno se da cuenta que no hay sensibilidad, que a los delincuentes no les importa nada, han cruzado una raya. Además, si los jueces, que son lo que tiene que brindar seguridad, piden al Gobierno que liberen a los presos porque las cárceles están superpobladas, estamos en el mundo del revés.